Los abogados de Trump están tratando de limitar el testimonio de los asistentes de Pence al 6 de enero

Los abogados del expresidente Donald Trump están involucrados en una batalla legal de alto perfil que busca limitar el testimonio de los exasesores de la Casa Blanca ante un gran jurado federal que investiga sus esfuerzos para influir en las elecciones de 2020.

La medida establece un desafío que sienta un precedente que podría afectar la investigación del Departamento de Justicia sobre el ataque al Capitolio del 6 de enero de 2021 y aborda la intención del expresidente de hacer valer el privilegio ejecutivo o abogado-cliente para proteger la confidencialidad de los asesores. ‘Comunicaciones.

Definiciones específicas de lucha, Reportado por primera vez por CNN, no está claro. La disputa involucró el testimonio de dos asistentes clave del exvicepresidente Mike Pence, su exjefe de gabinete Mark Short y el exasesor Greg Jacobs, dijo una persona familiarizada con el asunto. Al comparecer ante un gran jurado en julio, Trump respondió pocas pero todas las preguntas basadas en el privilegio, dijeron personas familiarizadas con el asunto.

El Departamento de Justicia está investigando las acciones de Trump en la investigación criminal del 6 de enero.

Los asuntos del gran jurado son generalmente confidenciales. Sin embargo, los abogados de Trump, M. Evan Corcoran, John B. Rowley III y Timothy C. El caso salió a la luz después de que Parladore compareciera ante un tribunal federal en Washington el jueves con un fiscal federal principal el 6 de enero, sin asuntos programados públicamente. Tomás Windham. Una persona familiarizada con el asunto dijo que los representantes de Trump habían llegado al evento el 6 de enero.

READ  Twitter, Discover Financial y más

Las personas hablaron bajo condición de anonimato para discutir la investigación criminal en curso.

Los abogados de Trump y una portavoz de la oficina del fiscal federal en DC dijeron que no podían comentar sobre asuntos del gran jurado. Los esfuerzos para llegar a los representantes de Short o Jacobs no tuvieron éxito de inmediato el viernes por la noche.

Una disputa sobre el privilegio ejecutivo y la obligatoriedad del testimonio de un testigo ante un gran jurado generalmente es manejada por el juez federal de distrito Beryl A. Será investigado por Howell. Aunque Howell se ha movido rápidamente en el pasado, cualquier Una apelación ante el Tribunal de Apelaciones del Circuito del Distrito de Columbia de EE. UU. podría prolongarse hasta fin de año, y es poco probable que los argumentos se hagan públicos antes de esa fecha. Un portavoz de Howell no respondió a una solicitud de comentarios.

En la mayoría de las peleas frecuentes por el privilegio ejecutivo entre el Congreso y el poder ejecutivo Las dos partes generalmente se comprometen y resuelven sus diferencias en lugar de arriesgarse a parecer un favorito para cualquiera de las ramas del gobierno.

Pero lo que está en juego en una investigación criminal sobre las acciones de Trump durante la transición presidencial después de que perdió la reelección en noviembre de 2020 podría dificultar las negociaciones.

El Departamento de Justicia está interrogando a testigos sobre conversaciones con Trump, sus abogados y otros en su círculo íntimo. Los aliados de Trump ganaron Joe Biden en lugar de los votantes certificados de algunos estados, dijeron personas familiarizadas con el asunto. Los fiscales pasaron horas haciendo preguntas detalladas sobre las reuniones de Trump en diciembre de 2020 y enero de 2021. Presión sobre Benz Para anular la elección. Esas líneas de investigación están separadas de la investigación sobre documentos clasificados recuperados de la casa de Trump en Mar-a-Lago, un caso que también ha generado una batalla legal. Cuestiones relacionadas con los privilegios de cliente de administrador y abogado.

READ  Reclutamiento de fútbol americano universitario: calendario del día nacional de firmas de 2021, horarios de anuncios clave, predicciones, exámenes

Tanto Short como Jacob tienen ventanas únicas para esos eventos. Ambos estuvieron con Pence en el Capitolio el 6 de enero. Testificaron con el consentimiento de Pence ante el Comité Selecto de la Cámara, que está realizando una investigación paralela, aunque el propio exvicepresidente se negó a hacerlo. Dos días antes de los disturbios, John Eastman, un abogado privado de Trump, le dijo al equipo de Jacobs que la conspiración de Pence ayudaría a influir en las elecciones. Ilegal.

En otros procedimientos legales, los abogados de Trump defendieron los reclamos de privilegio ejecutivo y advirtieron que los fallos podrían dañar la presidencia al debilitar la confidencialidad otorgada a las conversaciones con los principales asesores presidenciales. Argumentaron que permitir que un presidente en ejercicio renuncie unilateralmente al privilegio ejecutivo de su predecesor podría politizar y frustrar el propósito de ese privilegio.

Sin embargo, las opciones legales de Trump para detener el testimonio pueden verse limitadas por una serie de fallos judiciales desde el 6 de enero.

Los tribunales han sostenido durante mucho tiempo que los reclamos del privilegio ejecutivo o abogado-cliente de la Casa Blanca se manejan fácilmente cuando se busca información en un proceso penal en lugar del Congreso. El estándar para los fiscales es si pueden demostrar que un testigo puede tener información importante para una investigación criminal que de otro modo no estaría disponible.

Y Aunque los legisladores deben cumplir con los estándares más altos, los tribunales se han puesto del lado del Congreso desde enero, y el 6 de enero la Cámara rechazó el intento de Trump de retener miles de comunicaciones y registros de la Casa Blanca del comité, un intento similar de Eastman de solicitar la confidencialidad abogado-cliente. .

READ  1 hermano encontrado muerto después de saltar del Jazz Bridge en Martha's Vineyard, 1 sigue desaparecido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.