La nueva «mochila lunar» de la NASA puede crear un mapa de terreno 3D en tiempo real para ayudar a los exploradores lunares

Michael Zanetti, un científico planetario de la NASA en el Marshall Space Flight Center de la NASA en Huntsville, Alabama, levanta el cono Cinder en el campo volcánico Potrillo de Nuevo México a fines de 2021, probando el prototipo del tamaño de una mochila de la NASA Navigational and Mapping Bag (KNaCK). Actualmente se está desarrollando un escáner lidar móvil para apoyar las misiones científicas y de exploración lunar. Crédito: NASA/Michael Zanetti

Piense en una expedición de montañismo en un entorno completamente desconocido, donde los excursionistas tenían la capacidad de crear un mapa 3D del terreno en tiempo real. NASA Investigadores y socios de la industria han desarrollado un sistema de mapas de detección remota que ayudará a los exploradores en una de las regiones más remotas imaginables: las tierras baldías sin aire del polo sur de la luna.

Kinetic Navigation and Mapping Bag (KNaCK) es un escáner lidar portátil, una tecnología de detección remota que mide la distancia mediante detección de luz y luz láser. Se usa como una mochila de senderismo y utiliza un tipo innovador de lidar llamado lidar de onda continua modulada por frecuencia (FMCW) para proporcionar velocidad y rango Doppler a millones de puntos de datos por segundo. Estos puntos de medición crean un sistema de navegación en tiempo real, proporcionando al navegador una «nube de puntos» en 3D o una representación de alta resolución del entorno circundante.

Considérelo una versión sobrealimentada de los telémetros láser que usan los topógrafos o las alarmas de proximidad altamente sensibles que ayudan a los autos inteligentes a evitar colisiones, según el científico planetario Dr. Michael Zanetti, quien dirige el proyecto KNaCK en el Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la NASA en Huntsville, Alabama.

“Esencialmente, el sensor es una herramienta de escaneo tanto para la navegación científica como para el mapeo, capaz de crear mapas 3D de ultra alta resolución con precisión de nivel centimétrico y darles un rico contexto científico”, dijo Zanetti. «También ayudará a garantizar la seguridad de los astronautas y los vehículos itinerantes en un entorno restringido usando GPS como la luna, determinando las distancias reales a puntos de referencia distantes y mostrando a los exploradores en tiempo real cuánto han recorrido y cuánto les queda para llegar a su destino». destino.»

Este es un desafío importante ya que los exploradores de la era de Artemisa se preparan para las primeras misiones modernas a la Luna y la primera al Polo Sur. El sol nunca se eleva más de 3 grados sobre el horizonte lunar allí, dejando gran parte del terreno en sombras profundas. Esto hace que las distancias a diferentes puntos de interés sean difíciles de observar.

Aterrizaje de drones con tecnología KNaCK

Este video de un UAV que aterriza en un polvoriento desierto de Nuevo México muestra cómo la tecnología KNaCK, que utiliza datos lidar 4D FMCW de NASA Aeva Inc. Visto en el panel superior izquierdo; datos de banda LIDAR, arriba a la derecha; y datos de velocidad Doppler para lidar. Este último rastrea la velocidad y la dirección de las partículas de polvo movidas por el dron que desciende, con el rojo que indica las partículas de polvo que se alejan del escáner y el azul que las que se mueven hacia él. Estas capacidades, que ahora están siendo desarrolladas por investigadores del Marshall Space Flight Center de la NASA en Huntsville, Alabama, podrían beneficiar futuras misiones científicas a otros mundos y permitir que los exploradores realicen mapas topográficos en tiempo real. Crédito: NASA/Michael Zanetti

El proyecto KNaCK, que comenzó en 2020 con fondos de la Iniciativa de carrera temprana de la NASA, está en asociación con Torch Technologies Inc. en Huntsville para desarrollar el prototipo de la mochila y los algoritmos de navegación asociados que permiten un mapeo preciso sin GPS. El vendedor comercial del proyecto, Aeva Inc. en Mountain View, California, para suministrar sensores FMCW-lidar y soporte, y trabajar con la NASA para mejorar el sistema de detección de mochila para su uso en la Luna y otras expediciones humanas más allá del planeta.

Usando KNaCK durante expediciones itinerantes y cuando viajan a pie, los exploradores pueden mapear con precisión el terreno de un paisaje, incluidos valles profundos, montañas y cuevas. Lidar funciona incluso en tu negro, aliviando a los astronautas de tener que llevar dispositivos de iluminación engorrosos a donde quiera que vayan.

“Como humanos, tendemos a orientarnos en función de puntos de referencia: un edificio específico, una arboleda”, dijo Zanetti. «Estas cosas no existen en la Luna. KNaCK permitirá continuamente a los exploradores que pasan por la superficie determinar su movimiento y dirección y dirigirlos a picos distantes o a su base de operaciones. Incluso pueden identificar ubicaciones específicas donde han encontrado algún mineral único o formaciones rocosas, para que otros puedan regresar fácilmente para más. de estudio».

Esto es vital para los astronautas durante todo el día, ya que sus vuelos están limitados por el suministro de oxígeno en sus trajes. Zanetti dijo que la precisión de alta resolución de KNaCK, un orden de magnitud más grande que los mapas tradicionales del terreno lunar y los modelos de elevación, lo convierte en un recurso vital para realizar operaciones y misiones científicas a 238,900 millas del control de la misión.

El dispositivo se someterá a otra importante prueba de campo a fines de abril en el Instituto Virtual de Investigación de Exploración del Sistema Solar (SSERVI) de la NASA en Kilburn Hall, Nuevo México. El equipo previamente puso a prueba el sistema KNaCK en ese antiguo cráter volcánico, que se estima que tiene entre 25,000 y 80,000 años, en noviembre de 2021. También lo usaron recientemente para realizar una reconstrucción en 3-D de la barrera de dunas marinas de 6 millas en Kennedy Space Center NASA en Florida, que protege las plataformas de lanzamiento de cohetes principales. Los ingenieros de Kennedy y Marshall seguirán utilizando KNaCK para evaluar el impacto de las tormentas en la erosión de las dunas, lo que garantiza la seguridad de futuras misiones de vuelo a medida que mejoran el sistema.

A continuación, el equipo de KNaCK trabajará en la miniaturización de los dispositivos (un prototipo de mochila pesa alrededor de 40 libras) y fortalecerá la electrónica sensible contra los efectos opuestos de la microgravedad y la radiación solar.

“Aprovechando los últimos avances en tecnología lidar de Aeva, la próxima generación de nuestra unidad reforzada para el espacio impulsada por Torch Technologies tendrá el tamaño de una lata de refresco y podrá permitir operaciones en la superficie lunar como nunca antes”, dijo Zanetti. Lo imagina montado en un carro o en el costado del casco de un astronauta, lo que debería dejar mucho espacio en las mochilas multiusos para los futuros montañeros lunares.

READ  “Holy Cow”: los científicos logran cultivar plantas en suelo lunar por primera vez | NASA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.