Elecciones presidenciales francesas: Macron supera a Le Pen en la primera vuelta de las encuestas

París – El presidente Emmanuel Macron gana En las elecciones presidenciales francesas del domingo, un desafío nacionalista para sacudir la política mundial quedó en suspenso por ahora. Pero el cercano segundo en la fila de la líder de extrema derecha Marine Le Pen establece una elección competitiva para el 24 de abril.

Con el 97 por ciento de los votos contados, Macron estaba a la cabeza con el 27 por ciento de los votos y Le Pen con el 24 por ciento. El rival de extrema izquierda, Jean-Luc Mன்சlenchon, terminó tercero con un 22 por ciento; gradualmente, la noche continuó cerca de Le Pen, pero no lo suficiente como para lograrlo. Caudal

Macron, un centurión que se postula para un segundo mandato de cinco años, enfrenta una carrera mucho más dura que cuando derrotó a Le Pen por más de 30 puntos porcentuales en las elecciones presidenciales de 2017.

Encuestas recientes de participación electoral sugieren que ahora ganará la segunda vuelta en su contra por solo cuatro a seis puntos porcentuales, un reflejo de la insatisfacción pública con su presidencia, la preocupación pública por el aumento del costo de vida y el intento de Le Pen de empañar su imagen.

Poco después de la publicación de la primera ronda de la cadena francesa Ipsos-Chopra Steria El domingo por la noche, Le Pen citó las «dos visiones opuestas para el futuro» de Francia, que se votarán en dos semanas más.

Dijo a sus seguidores que la segunda ronda de votación era «la elección de la sociedad, la elección de la civilización».

Macron, quien se dirigió a una multitud de simpatizantes que lo vitoreaban, ondeando banderas francesas y de la UE, dijo que quería una Francia que fuera «parte de una Europa más fuerte» y no una que provocara un «colapso para todos».

Si Le Pen gana la segunda vuelta, marcará la primera presidencia de extrema derecha en la historia de Francia. También elevará la política en Europa, en lugar de ser el defensor más activo de la cooperación de la UE, con alguien conocido por su retórica anti-UE, y brindará una plataforma oficial para la extrema derecha en un momento en que los nacionalistas en muchos países europeos están luchando.

Algunos de los candidatos franceses que fueron derrotados el domingo llamaron de inmediato a sus seguidores a votar por Macron para evitar la victoria de Le Pen. Incluyen a los candidatos de izquierda Fabien Roussel, Anne Hidalgo y Yannick Jadot, pero también a la candidata de centro derecha Valérie Pécresse, cuyos votantes querían considerar particularmente apoyar a Le Pen.

READ  En Seattle, California, se informa que algunas partes de los Estados Unidos tienen nevadas para ver la Navidad blanca.

«Esta noche estoy profundamente preocupado: la extrema derecha nunca ha estado más cerca de la victoria», dijo el alcalde de París, Hidalgo.

«Ni siquiera debería darle un voto a Madame Le Pen», repitió la frase M மெlenchon varias veces.

En su discurso, Macron pareció ansioso por aprovechar ese impulso el domingo por la noche, agradeció a los rivales de todo el espectro político por sus esfuerzos de campaña y se acercó a los votantes que excluyeron o apoyaron a otros candidatos.

“Quiero convencerlos en los días venideros de que nuestro plan brindará una respuesta más definitiva a sus temores que los temores de la extrema derecha”, dijo.

Durante las próximas dos semanas, Macron realizará un trabajo más decisivo.

“Si observas la presencia de votos, en principio debería ganar Emmanuel Macron”, dijo Vincent Martini, politólogo de la Universidad de Niza. «Pero dos tercios de Francia no votaron por él. La pregunta es: ¿qué puede decirle a esa gente?».

“Como puede ver en las últimas dos semanas, las cosas pueden moverse mucho más rápido ahora”, dijo Martini.

Macron había hecho un buen progreso en el campo de 12 candidatos oficiales, pero The Evaporación de un estímulo. A raíz de la invasión rusa de Ucrania, junto con los retrasos en el apoyo a Le Pen, ha habido incertidumbre sobre si el político centrista, que fue elegido el presidente más joven de Francia en 2017, podría postularse para un segundo mandato.

Macron se desempeñó mejor de lo esperado el domingo y se desempeñó mejor que en la primera ronda de 2017, cuando los resultados de Le Pen fueron más altos que hace cinco años, cuando obtuvo un 21 por ciento en la primera ronda.

Seis semanas antes de esta elección, era como Le Pen Puede que ni siquiera recopile suficientes firmas Para entrar en la boleta. Pero se presentó a sí mismo como una persona más moderada que en el pasado e hizo una dura campaña. Desde la invasión rusa de Ucrania, se distanció del presidente ruso, Vladimir Putin, y cambió su postura dura sobre la inmigración excepcional de refugiados ucranianos.

Mientras tanto, Macron solo realizó un gran mitin de campaña, no participó en discusiones directas con sus rivales y no pronunció ninguno de los discursos de gran visión por los que era conocido.

Si bien no es raro que los titulares franceses eviten la campaña electoral, esa táctica no ayudará a su reputación a los ojos de las personas que lo ven como un político de élite sin relación con las preocupaciones de la gente común.

READ  Al menos 12 personas han resultado heridas en una explosión en un campamento palestino en el sur del Líbano.

La guerra de Ucrania elevó a Macron, pero avanzó mucho más allá del voto francés de extrema derecha

Macron, como de costumbre, votó en la ciudad de vacaciones junto al mar el domingo Le Touquet. Le Pen estaba esperando en la fila para votar Henin-BeaumontUn fuerte de extrema derecha y antigua ciudad minera de carbón se ve particularmente afectado por la industrialización y el desempleo.

En un colegio electoral en Paray-Vieille-Poste, un suburbio del sur de París, Sabrina Famibelle, de 38 años, se hizo eco de las críticas a la campaña de Macron, quien dijo que votó por Le Pen el domingo.

«Tal vez cambié de opinión… Finalmente dije, ¿por qué no Emmanuel Macron?». Famibelle dijo que sus padres eran del extranjero. «Pero desde su punto de vista, no somos dignos de su atención o confianza».

Macron también ha alienado a los votantes de izquierda que se han opuesto al giro a la derecha en temas como la seguridad nacional y se han sentido frustrados con sus esfuerzos para combatir el cambio climático.

A lo largo de la campaña, Le Pen evitó centrarse en sus planes más controvertidos y se centró en hacerse eco de las preocupaciones populares sobre la economía y la inflación. Pero en su sentido, muchas de las posiciones de Le Pen son tan radicales como lo eran hace cinco años. La semana pasada, prometió que los musulmanes que usaran velo en público serían multados.

La campaña de su principal rival de extrema derecha, Eric Zemorin, cayó en manos de Le Pen. Gemmor es a veces un provocador de extrema derecha. Comparado con el presidente Donald Trump y ha sido Fue condenado en repetidas ocasiones por incitar al racismo..

El candidato presidencial francés de extrema derecha, Eric Gemmore, ha sido acusado de incitar al odio racial.

«Es muy irrespetuoso», Le Pen parecía ser relativamente moderado con los votantes, dijo Vincent Dieberg, investigador de Science Po Bordeaux. «Pero ella no se movió», dijo.

Zemmour, que terminó cuarto con un 7 por ciento el domingo, llamó a sus seguidores a votar por Le Pen en la segunda vuelta.

La posibilidad de un flujo tan reducido ha dejado atónitos a algunos analistas políticos.

“Me sorprende porque no es muy lógico”, dijo Emmanuel Rivier, director del referéndum internacional de la firma de análisis de datos Kantar Public.

READ  Kanye West enterró al personaje de Pete Davidson en el videoclip de 'Easy'

Un número relativamente grande de franceses dijo: «El 43 por ciento dijo que cree que Emmanuel Macron enfrenta problemas importantes como presidente».

Riviere citó una débil oposición a la idea de Le Pen como presidente dentro de ciertos sectores del electorado y espera que la segunda vuelta esté muy cerca de la «tradición profundamente arraigada de despedir a los votantes franceses siempre que tengamos la oportunidad». En 2017.

En un colegio electoral cerca de la Torre Eiffel el domingo, Eric Darty, de 57 años, dijo que no estaba de acuerdo con las críticas de Macron. Votó por el titular debido a su «historial satisfactorio» y dijo que esperaba que Macron continuara con las reformas que había comenzado.

Pero muchos votantes de izquierda dicen que están decepcionados con Macron y lo ven como un cambio de derecha durante su mandato. El estrecho tercer puesto de Melanson el domingo fue uno de los signos más visibles de la frustración de la izquierda con las políticas de Macron. Los resultados ilustran las crecientes divisiones en la política francesa en tres campos: la fuerte extrema izquierda, la audaz extrema derecha y el centro simulado por Macron.

«Macron intentará impresionar a los votantes de izquierda, y corre el riesgo de que parezca demasiado artificial para molestar o molestar a los votantes de izquierda», dijo Pierre Mathieu, director de Sciences Po Lill.

La cuestión de cómo votar en la situación de la segunda vuelta surgirá a gran escala en los próximos días. Hace cinco años, la ciudad natal de Macron, Amiens, votó abrumadoramente por él, destrozando a los votantes de izquierda este fin de semana.

Mary Rawlt, de 61 años, dijo que apoyaría a Macron en la segunda vuelta, aunque no votara por él en la primera ronda, sino solo «para evitar que Le Pen». Dijo que su decisión final dependería de qué tan cerca estén los dos en la boleta electoral.

El votante de izquierda Claude Watel, de 62 años, dijo que ya había tomado su decisión: votaría en blanco.

Dijo que el «Frente Republicano», la coalición de votantes para detener a Le Pen en 2017, «no era un gran obstáculo» mirando hacia atrás. «Cinco años después, la extrema derecha sigue siendo fuerte».

Lenny Bronner en Nueva York contribuyó a este despacho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.