El príncipe Harry y Meghan Markle viven hasta ahora su frío jubileo de platino

Royalist es el boletín de The Daily Beast para todo lo relacionado con la familia real y la familia real. Suscripción aqui Para recibirlo en tu bandeja de entrada todos los domingos.

El método de comunicación preferido del Palacio de Buckingham a veces parece ser una señal. En el transcurso de las celebraciones del jubileo hasta el momento, el palacio no ha podido dejar más claro a través de varias actuaciones de mimo que no les importa mucho tratar de halagar su ego. Príncipe Harry y Meghan Markle– o cualquier tendencia a utilizar el capital político de la última era de la reina para vender una historia de reconciliación entre Harry y su hermano el Príncipe William o sus esposas.

En cambio, Harry y Meghan fueron tratados con firmeza como invitados de segunda categoría un tanto insignificantes. Instados duramente a no hacer nada para robarle el protagonismo a Su Majestad, no tuvieron más remedio que admirarla o coleccionarla, como dice el viejo proverbio británico.

El hecho de que sean tan irremediablemente impopulares en Gran Bretaña que sus índices de audiencia se hayan ido por el retrete y el viernes Ella recibe abucheos audibles Entre los cánticos más comunes a su llegada a la Catedral de San Pablo, esta despiadada decisión estratégica del palacio probablemente sea un poco más fácil.

en servicio de iglesiala pareja estaba sentada al otro lado del pasillo de Charles (en representación de la Reina, que estaba demasiado enfermo para asistir) y William, muy lejos, tanto física como espiritualmente, del nuevo vínculo del poder real. Sus compañeros de asiento no eran los futuros reyes y reinas del Reino Unido, sino un grupo de jugadores de segundo nivel. Beatrice, Eugenie, Prince Edward et al.

Como Tina Brown, editora fundadora de The Daily Beast y autora del nuevo libro. hojas de palaciole dijo a The Daily Beast: «Los asientos ciertamente han anunciado que se han deslizado hacia los jugadores secundarios, enterrados en la Lista B Real».

READ  Razones por las que deberías jugar en un casino en línea

Después del servicio del viernes, y una cuidadosa coreografía que evitó incluso la más mínima posibilidad de que los Sussex y Cambridge entraran en el espacio personal del otro o incluso hicieran contacto visual, lo bueno y lo bueno fueron trasladados al Guildhall de Londres para codearse y darse palmadas en la espalda, con la notable excepción de Harry y Meghan, que están de regreso en Su casa está en Windsor, Frogmore Cottage, antes de que se vaya el último de los extremistas de El Shendeg.

Este fue el último de una serie de insultos significativos y tácitos. El jueves estaban Excluido de cualquier oferta visible Acerca de la celebración Trooping the Colour (aunque hay algunas fotos adorables con lentes altos al final), no fue invitada abiertamente a aparecer en el balcón del Palacio de Buckingham con la Reina y no estuvo presente en ninguna de las ceremonias de iluminación del faro en todo el país. .

Las cartas indicaban claramente que si bien era muy agradable tenerlos allí, estos californianos eran muy prescindibles en términos de un plan maestro real, y ciertamente no recibirían ningún trato especial.

Nada sucede por casualidad en el mundo de la coreografía real. Los cortesanos sabían muy bien que miles de millones de ojos en las redes sociales esperaban demasiado un reinicio. Servicio de la Commonwealth de 2020 cuando Kate Meghan se encendió.

El Palacio no estaba, comprensiblemente, interesado en facilitar el juego Encuentra las Diferencias. Y saben que si Harry o Meghan son fotografiados con William o Kate, el ejercicio gigante de comparación y contraste es todo lo que todos hablarán este fin de semana.

READ  La inflación del Reino Unido salta al máximo de 40 años al 9% a medida que los precios de los alimentos y la energía se disparan

En lo que respecta al Palacio, ese no era el punto de los millones de horas de planificación que entraron en el Jubileo de Platino.

Es probable que el perfil bajo de Harry y Meghan continúe durante el resto del fin de semana. Por ejemplo, aunque las fuentes dicen que William y Kate darán discursos en la Fiesta Platino del sábado por la noche en el Palacio, no hay indicios de que Harry y Meghan asistirán.

«El pronóstico de fuertes lluvias para el domingo se suma a los temores de que la gran fiesta nacional tenga un final húmedo y algo confuso.«

Por razones similares, The Daily Beast entiende que también es poco probable que la Reina asista a la supuesta fiesta del primer cumpleaños de su hija mayor, Lilibet, en Frogmore Cottage el sábado, y es aún más probable que una foto de la Reina con Lilibet, como algunos han dicho. sugerido, se publicará nuevamente, al menos en parte, debido a la preocupación de que al hacerlo podría distraerse del mensaje central de Jubilee, que es, por supuesto: «Dios salve a la Reina» y los logros de la Reina Isabel.

¿Volverá a aparecer la Reina en público? Al menos no un sábado durante el día: el Palacio de Buckingham ha dicho que no asistirá al Derby. Es probable que la princesa Ana ocupe su lugar. Es un concierto de esperar y ver en el palacio el sábado por la noche. El pronóstico de fuertes lluvias para el domingo se suma a los temores de que la gran fiesta nacional tenga un final húmedo y algo confuso.

Fue interesante notar que la historia dice que la Reina Había conocido a Lillipet en un almuerzo el jueves. Se originó en un reclamo de Omid Scobey, el reportero que escribió una biografía comprensiva de Sussex. Buscando la libertad. Scooby, quien se cree que es cercano a los Sussex y su equipo y fue informado por los representantes de Meghan al escribir el libro, dijo en el desayuno de la BBC que la Reina finalmente conoció su nombre el jueves.

READ  La Comisión del 6 de enero para escuchar a los testigos que trataron con los Proud Boys el día de los disturbios en el Capitolio

Por su parte, el palacio se negó rotundamente a comentar sobre la veracidad de las afirmaciones de Scobee, incluso si no fueran oficiales.

La verdad es que a pesar de las muchas oportunidades de poner a Harry y Meghan en cualquiera de las muchas permutaciones con William Kate Charles y Camilla, los poderes intrínsecamente reacios al riesgo en el palacio han optado rotundamente por no hacerlo.

La pieza central del jubileo parece ser el individuo cuyo reinado está marcado, pero este ser humano es de hecho el caballo de Troya de la institución más amplia de la propiedad. En este sentido, el jubileo nos permitió vislumbrar el mundo en rápido avance del rey Carlos III, quien sin duda recibió un regalo del cielo cuando su hermano Andrés enfermó de Covid, por lo que no pudo asistir al único evento que tuvo lugar en él. . Lo llamaron, un servicio de la iglesia del viernes, que Charles terminó presidiendo en el lugar de su madre enferma.

El encanto de su fiesta coincide con la crueldad del palacio. Harry y Meghan han pasado los últimos dos años atacando a la familia real, por lo que no debería sorprender que el establecimiento haya tomado represalias tratándolos con un desdén disfrazado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.