La familia notó rato que el cuadrúpedo empezó a caminar en dos patas (Foto: Ilustrativa)

Por: Adoración Araiza 

China (Rasainforma.com).- Durante unas vacaciones en 2016, una familia decidió adquirir una mascota en la provincia de Yunnan, China, optaron por llevar a su hogar la compañía de un perro.

Sin embargo, se llevaron una gran sorpresa al creer que habían adoptado un cachorro de raza mastín tibetano, ya que el “perro” demostró poseer un voraz apetito que rara vez se saciaba. Ante este panorama alimenticio, la mascota de la familia llegó a pesar 200 kilogramos.

El cuadrúpedo empezó a caminar en dos patas y, erguido, alcanzaba el metro de altura.

Acto que comenzó a levantar sospecha entre la familia, el can resultó ser un oso negro asiático, una especie en vía de extinción y que se ampara bajo las leyes de protección animal.

Sin más, ante el impactante descubrimiento la familia avisó a la Policía Forestal para que el oso recibiera las atenciones necesarias.

Con información de El Tiempo