Un vuelo privado de sus hijos, la pista para detener a Duarte de Ochoa

El exgobernador de Veracruz se hospedaba en un hotel de lujo de Guatemala, al parecer junto a su esposa, donde llevaban 48 horas

Autoridades mexicanas solicitarán la extradición de Javier Duarte a nuestro país (Foto: Cortesía)

Ciudad de México (MiMorelia.com/Redacción).- El vuelo privado de los hijos y el concuño de Javier Duarte de Ochoa hacia Guatemala fue la pista que derivó para la captura del exgobernador de Veracruz, quien se encontraba en un hotel de lujo de ese país centroamericano.

De acuerdo a los reportes, el viernes anterior José Armando Rodríguez Ayache -concuño de Duarte de Ochoa-, junto a otros siete pasajeros, incluidos los tres vástagos del hoy detenido, viajaron del Aeropuerto Internacional de Toluca rumbo a territorio guatemalteco.

Rodríguez Ayache llevaba, además, 11 mil euros, 15 mil pesos y mil 400 dólares. Todo en efectivo, que presuntamente entregaría a su familiar.

En la aeronave particular Matrícula XA, tripulada por los capitanes Álvaro Fernando Valencia Remus y Ruy Pablo Sánchez Mejorada viajaban, de acuerdo a un documento dado a conocer por el periodista Joaquín López Dóriga y luego difundido en otros medios, el propio José Armando Rodríguez Ayache, Mónica Ghihan Macías Tubilla, Santiago Rodríguez Macías, Paulina Rodríguez Macías, María Virginia Yazmín Tubilla de Macías, Emilio Duarte Macías, Javier Duarte Macías y Carolina Duarte Macías. Los tres últimos, hijos del exmandatario de Veracruz, con quien esperaban reunirse.

Ocho de sus familiares abordaron la aeronave desde Toluca (Imagen: Especial)

Vino entonces la coordinación de la Procuraduría General de la República (PGR), con la Fiscalía General de Guatemala y la Interpol en aquella nación. Duarte de Ochoa vacacionaba como un simple turista, en el exclusivo Hotel La Riviera de Atitlán, en el municipio de Panajachel, departamento de Sololá.

Fue aprehendido la noche del sábado, a las 21:01 horas de México. No opuso resistencia y en un video publicado por la Policía Nacional Civil (PNC) de Guatemala se le observa al salir de un elevador del inmueble de lujo, custodiado por los agentes y hasta el momento de subirse a una camioneta donde lo trasladaron a los juzgados para notificarle la detención con fines de extradición a México.

En dicho hotel Javier Duarte se encontraba desde hacía 48 horas con una mujer, al parecer su esposa Karime Macías Tubilla, aunque la información no fue corroborada por autoridades guatemaltecas, pues les dio como nombre el de Karina. A ella no la detuvieron.

Al respecto, el subdirector general de Investigación Criminal de la PNC de Guatemala, Stu Velasco en entrevista con Milenio Televisión que el originario de Veracruz se registró con nombre falso y al momento de la captura le dijo a los policías de Interpol se trataba de un error. Sin embargo, fue identificado por sus huellas dactilares y ya no pudo negarlo.

Por su parte, el subjefe de Interpol en Guatemala, Manuel Noriega, sostuvo a la agencia The Associated Press, que Duarte de Ochoa fue arrestado en un hotel donde estaba en compañía de su esposa. Antes había recibido una llamada de la fiscalía mexicana en la que le pedía salir para ser detenido. No iba armado y salió de manera voluntaria.

Ahora las autoridades mexicanas tienen un plazo de 60 días -contados desde el 15 de abril- para solicitar formalmente a sus homólogas de Guatemala la extradición del detenido, donde un juez decidirá si procede o no, de acuerdo al tratado en la materia entre ambas naciones. Mientras tanto permanecerá en una prisión guatemalteca.

En México, el exmandatario está acusado de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, según la orden de aprehensión librada en su contra el pasado 14 de octubre, dos días después de su última aparición pública -antes de la detención-, en entrevista con Televisa y Carlos Loret de Mola cuando solicitó licencia de la gubernatura para “defenderse” de las acusaciones en su contra.