Tijuana y Mexicali, Baja California “refugio” de más de 15 mil haitianos y africanos

Autoridades se comprometen a no expulsarlos: Ccdnam

Suman más de 14 mil 400 los africanos y haitianos que han entrado por la frontera sur en este año (Foto:www.colectivocoami.org)

Por: Miriam Arvizu

Ciudad de México (Rasainforma.com).- Un aproximado de 15 mil migrantes de origen haitiano y de diversos países de África han arribado al estado fronterizo de Baja California, desde el pasado mes de mayo, de los que cuatro mil 564 siguen varados en distintos albergues de Tijuana y Mexicali, en espera de cruzar a Estados Unidos.

En Tijuana y Mexicali, Baja California permanecen, hasta el 4 de octubre, cerca de tres mil 521 extranjeros, quienes están a la espera de ser recibidos por las autoridades de Estados Unidos, que diariamente entregan 40 turnos de ingreso a su territorio por Caléxico-Mexicali y 75 por San Isidro-Tijuana.

Del total, mil 883 son hombres, mil 309 mujeres (10 de ellas embarazadas) y 221 menores de edad (140 mujeres y 81 varones) son quienes reciben atención especial debido a su grado de vulnerabilidad e incluso, cerca de mil 950 extranjeros se encuentran alojados en hoteles y casas habitacionales, y mil 571 en albergues de la sociedad civil.

El Instituto Nacional de Migración (INM), ha otorgado, de manera gratuita, 14 mil 471 oficios de salida a extranjeros de nacionalidad haitiana y africana, quienes se han entregado de manera voluntaria en la Estación Migratoria Siglo XXI en Tapachula, Chiapas. Los extranjeros son originarios de la República del Congo, Ghana, Guinea, Etiopía, Bangladesh, Eritrea, Somalia, Sudán, Nigeria y Haití, entre otros.

Ante dicho arribo, el presidente del Comité Ciudadano en Defensa de los Naturalizados y Afromexicanos (Ccdnam) Wilner Metelus, sostuvo una reunión con el subsecretario de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación (Segob), Humberto Roque Villanueva, donde se comprometieron a que las autoridades “no expulsarán” a los miles de haitianos y africanos, actualmente varados en Baja California.

Metelus aseguró que si bien Roque Villanueva no le entregó documento o promesa alguna, se comprometió a “no deportar a ningún hermano haitiano” y a analizar una serie de peticiones, “la reunión fue muy cordial, le dijimos que nuestros hermanos están en condiciones infrahumanas”, expresó el líder haitiano al salir de la reunión, ante los medios de comunicación.

Además pidió al funcionario que las autoridades vigilen los accesos a los albergues para impedir que criminales traten de ofrecer trabajo a los migrantes varados, pero también abrir más refugios “los del estado fronterizo se encuentran saturados” y que se extiendan los permisos de estancia de los haitianos y africanos en suelo mexicano.

“Muchos de los migrantes tienen nivel de estudios, sería bueno que el gobierno les ofrezca fuentes de trabajo”. “Haití sufre una crisis política y económica, que se agravó con el huracán Matthew, el gobierno no los puede expulsar”.

Además solicitó a Roque Villanueva que el gobierno federal envíe una comisión a Baja California, conformada por integrantes de las secretarías de Desarrollo Social (Sedesol), de Salud (SSa) y de Segob, para supervisar las prioridades y ayudar.

Por su parte, titular del Instituto Nacional de Migración (INM), Ardelio Vargas Fosado, explicó que cerca de 300 haitianos y africanos entran diariamente a México, vía Tapachula, Chiapas, aunque se observó una tendencia a la baja en la última semana, de las cuales 35 mujeres están embarazadas.

Vargas Fosado, dijo que el problema migratorio se generó a raíz de la apertura de las fronteras de Brasil después del mundial de futbol y los juegos olímpicos, dijo en entrevista con Radio Fórmula.

Suman más de 14 mil 400 los africanos y haitianos que han entrado por la frontera sur en este año y a quienes por razones humanitarias se les ha extendido un oficio de salida para que, durante 20 días, puedan llevar a cabo su regularización en México o abandonen el territorio nacional, informó el Instituto Nacional de Migración (INM).

Es a través del Grupo Beta, que se les brinda ayuda humanitaria en coordinación con grupos de la sociedad civil, autoridades estatales y municipales para que puedan ser alojados en albergues y hoteles.