Tigres goleó al Monterrey y tienen un pie en las semifinales

André-Pierre Gignac en plan goleador hizo un doblete al Monterrey

Si Monterrey quiere avanzar a las semifinales, debe vencer a Tigres en la vuelta por tres goles de diferencia

Por: Armando Ramírez

San Nicolás de los Garza, Nuevo León (Rasadeportes.com).- Monterrey arriesgó en patio ajeno y fue superado por los Tigres de la UANL que se llevan el partido de ida de los cuartos de final con un marcador que parece ser definitivo, donde con dos goles de Gignac, ganaron por 4-1.

Un encuentro con gran cierre al caer dos goles en los últimos minutos del partido, el de Montes del Monterrey y el segundo de Dueñas.

Tigres fueron dueños y señores del partido ante un Monterrey que se desmoronó (foto: fmf.com)

Partido de ida de los cuartos de final jugado en el Estadio Universitario de la ciudad de Monterrey entre los campeones del Apertura los Tigres de la UANL ante los Rayados del Monterrey.

El primero del galo Gignac que sigue en plan goleador que desertó al final del torneo y que ahora suma su noveno en esta campaña, y el décimo en liguillas, al rematar un rechace del portero Hugo González.

Con el 4-1 la euforia era total en los actuales campeones del toneo Apertura (foto: fmf.com)

El segundo prácticamente a “quema ropa” por parte de Jesús Dueñas a pocos metros de la portería, un Dueñas que los primeros 45 minutos fue el mejor al ataque de los felinos, asistencia y gol, y el tercero de Gignac de cabeza a pase de Ismael Sosa, cuando el dominio de Tigres era ya muy superior.

Pero Tigres aflojó y Monterrey acortó, el gol de Montes al ’90, para tomar un pequeño respiro. Respiro que sólo duró un minuto, cuando Jesús Dueñas hacía el cuarto gol de los de Ferreti con un zapatazo al ángulo, para el marcador final, al 90+2.

Monterrey termina el partido con 10 hombres después de la expulsión de Aldo De Nigris, que recibió tarjeta roja al ’82, cuando apenas había entrado al ’77.

Si Monterrey quiere avanzar a las semifinales, debe vencer a Tigres en la vuelta por tres goles de diferencia… Parece estar muerto el equipo de Antonio Mohamed. Lo único que los ayuda, aunque sea muy poco, es el gol anotado como visitante.

El campeón del Apertura, está más que vivo que nunca y listo para asaltar las semifinales.