SNMM se une a la condena del crimen del periodista Javier Valdéz

La demanda fue hecha por el dirigente del sindicato Nacional Minero Metalúrgico FRENTE, Carlos Pavón Campos

Señaló que el crimen no debe quedar impune a quienes atentan contra la libertad de expresión (Foto: @CarlosPavonC)

Por: Alberto Valderrábano

Ciudad de México (Rasainforma.com).- Ante el asesinato del periodista, Javier Valdéz Cárdenas, los trabajadores del país no deben quedarse con los brazos cruzados, por lo que es momento de que México deje de ser terreno fértil para la impunidad.

La demanda fue hecha por el dirigente del Sindicato Nacional Minero Metalúrgico (SNMM) FRENTE, Carlos Pavón Campos, al condenar el crimen del periodista y se solidarizó con el gremio periodístico nacional.

Señaló que el crimen no debe quedar impune al abundar que llegó el momento de que se castigue con todo el peso de la ley, a quienes atentan contra la libertad de expresión.

Reconoció que el ejercicio periodístico se ha convertido en uno de los más peligrosos en nuestra nación, por lo que dijo que es momento de que cese la autoridad federal, hasta la gubernamental, ponga un “basta” a este tipo de ataques, que van más allá de la censura por parte de grupos violentos.

Carlos Pavón lamentó que de quedar impune el asesinato de periodistas en México, se estará mandando un mensaje equivocado a la sociedad.

El líder del sindicato FRENTE aclaró que en México “no se calla la verdad asesinando periodistas”, por lo que debe haber mayores protocolos de seguridad en torno al ejercicio periodístico.

Recordó que en el caso de la periodista Miroslava Breach Veldicea, asesinada el 23 de marzo pasado, no ha habido avances en la investigación a pesar de que ya pasaron casi dos meses de ese brutal ataque.

Carlos Pavón agregó que en la actualidad, el ejercicio periodístico se ha convertido en uno de los más peligrosos en nuestro país, y recordó que por lo menos 120 periodistas han sido asesinados en los últimos 17 años en nuestro país.

Según la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF), México se ha convertido en uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo, sólo detrás de Siria y Afganistán.