Sin logo, candidatos ocultan nexo con partidos

Es una estrategia de posicionamiento por el desgaste y descrédito de los partidos

(Foto: Especial)

Ciudad de México (Rasainforma.com/Redacción).-Analistas y politólogos expresaron que debido al desprestigio de los partidos políticos, los estrategas de los aspirantes presidenciales optaron porque en sus spots y propaganda se destaquen las cualidades de los candidatos y minimizaron los logos de los institutos políticos que los postulan.

José Antonio Meade, candidato de la coalición Todos por México, sustituyó los logos del PRI, PVEM y Nueva Alianza por tres triángulos de color verde, azul turquesa y rojo, que apuntan hacia la derecha.

Las camisas rojas quedaron atrás, pues en sus eventos con la militancia el abanderado presidencial usa camisas blancas con los triángulos del color de los partidos que integran la coalición.

Leonardo Curzio, doctor en Historia e investigador del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (Cisan), opinó que la estrategia tiene que ver con que encuestas ubican a los partidos políticos como las instituciones de menos confianza y mayor descrédito.

“Sus emblemas no son de lo más popular, no son una ficha ganadora, además, las propias reglas de las coaliciones hacen que se diluya un partido o las fuerzas políticas en favor de una idea unitaria, que en este caso se encarna en el candidato”.

Señaló que a todos los candidatos presidenciales les conviene “ocultar” al partido, porque su descrédito los lleva a potenciar las cualidades de los candidatos.

“El caso clarísimo es José Antonio Meade, que a donde va, dice: ‘No van a votar por el partido, sino por mí’. En el caso de Anaya, la complejidad de su coalición lo lleva a que, efectivamente, ni los perredistas ni los anaranjados se sientan cómodos con Acción Nacional y en consecuencia, potencian al candidato; en el caso de López Obrador no hay duda de que es él, el candidato, los partidos son lo de menos”.

En análisis realizado por EL UNIVERSAL no aparece Margarita Zavala, ya que es la única candidata a la Presidencia por la vía independiente y, por tanto, no está respaldada por ningún partido político.

Ricardo Anaya, candidato presidencial de la coalición Por México al Frente (PAN, PRD y MC), tiene como imagen de campaña una en la que aparece su apellido “ANAYA. Presidente” y en tamaño más pequeño aparecen los logos de los partidos que lo impulsan.

El panista luce siempre chalecos azules o grises en los que aparece el nombre de la coalición Por México al Frente en la espalda, mientras que en la parte de enfrente, del lado derecho, trae los logos del PAN, PRD y MC. Además usa camisetas azules sin propaganda.

El profesor e investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), Alberto Aziz, coincidió en que los aspirantes presidenciales de la coalición Todos por México (PRI, PVEM y NA) y de Por México al Frente (PAN, PRD y MC) no lucen logos partidistas y sólo usan los colores de esos partidos por la mala fama que llevan esos institutos.

“Ahora las campañas están personalizadas, donde el candidato minimiza al partido, es decir, la apuesta es por el voto al candidato y no del voto por el partido, por ejemplo, en los spots de Meade no se ve el PRI, porque esa es la estrategia”, sostuvo.

Aziz Nassif recordó que hay una gran corriente del electorado que tiene un “antipriísmo” muy fuerte, porque en todas las encuestas aparece como el partido por el que menos quiere votar la ciudadanía.

El candidato de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena, PT y PES), Andrés Manuel López Obrador, destaca tanto en sus promocionales de campaña, como en su vestimenta el nombre y frase de su partido: Morena, la esperanza de México.

Esta es la primera campaña presidencial que Morena enfrenta como partido político, razón que explica por qué no oculta el nombre del partido, opinan expertos.

En su arranque de campaña en Ciudad Juárez, Chihuahua, el tabasqueño usó una camisa blanca que tenía bordado en el pecho y el cuello los logos de Morena.

Si esto de esconder el logo del partido no lo hace Morena, es porque es un partido de reciente creación, joven, que se ha consolidado como una opción con un discurso antisistema, por ello, López Obrador asocia a su partido en sus spots de campaña, dice el académico de la UNAM, Khemvirg Puente, quien opina que ahora las campañas privilegian y resaltan las cualidades y virtudes de los candidatos por encima de la marca partido.

“Esto es natural para las campañas, porque se busca resaltar la figura de la persona por encima de la del partido y de esa forma atraer electores que se identifiquen con ciertos atributos que se le construyen al candidato”.

Puente recordó que hay una crisis en la que los partidos tienen un alto rechazo social.

En el caso de Meade, dice, el PRI le representa un pasivo y en su discurso busca ir hacia adelante con tres triángulos que apuntan a la derecha: movimiento hacia el futuro.

Aziz Nassif, abunda: “Creo que los están tapando, por eso optaron por la parte de los colores. En cambio Morena es un partido nuevo que tiene poco de qué avergonzarse, por eso lo están promocionando y lo ubican como una expectativa diferente”.

Fernando Dworak, maestro en Estudios Legislativos en la Universidad de Hull, Reino Unido, coincidió en que el PAN y el PRD no pasan por su momento más competitivo y por su parte el PRI no tiene una buena marca-partido. “El tema de diluir los logos de los partidos es algo común. Beatriz Paredes, cuando compitió para jefa de Gobierno en 2006, hizo lo mismo y le funcionó muy bien, pues alcanzó el doble de la votación que el resto de los candidatos del PRI. Es una estrategia de posicionamiento por el desgaste y descrédito de los partidos”.

Xavier Domínguez, experto en marketing y consultoría política, advirtió que no puede pasar inadvertido que en esta elección vemos un PRI que compite sin su logo. “El mensaje que manda es esconderse tras la figura de Meade. Cuando el PRI se esconde, el mensaje que se traslada es de vergüenza”, dice.

Con información de El Universal