Sacerdotes fueron asesinados por nexos con el crimen organizado

La Fiscalía General del Estado de Guerrero informó que el homicidio de los sacerdotes podría estar vinculado a su asociación con grupos criminales rivales entre sí

La foto de uno de los religiosos armado con un grupo criminal podría ser la clave del ataque (Foto: Especial)

Chilpancingo, Guerrero (Rasainforma.com/Redacción).- El par de sacerdotes asesinados en la madrugada del lunes en la carretera Taxco-Iguala fueron atacados por un grupo delictivo que conocía la supuesta vinculación de uno de ellos con una agrupación rival, señaló este martes la Fiscalía General del Estado de Guerrero (FGEG).

El homicidio de los clérigos Iván Añorve Jaimes, de 37 años, párroco de la iglesia del poblado de Las Vigas, municipio de San Marcos, y Germaín Muñiz García, de 39 años y párroco en Mezcala, municipio de Eduardo Neri, se dio cuando regresaban de la población de Juliantla, Guerrero.

Según los informes de la FGEG, la camioneta en la que viajaban fue interceptada por individuos que tras matar a los sacerdotes, dejaron lesionados a cuatro acompañantes, dos hombres y dos mujeres.

La Fiscalía detalló que las víctimas habían asistido a un baile en Juliantla, donde “acudieron muchas personas pertenecientes a diversos grupos delictivos”.

Por los testimonios de los asistentes a la fiesta, se sabe que existió un conflicto en el que se vio involucrado el grupo de personas que acompañaban a los sacerdotes.

La Fiscalía explicó que Germaín Muñiz había sido fotografiado anteriormente “portando una arma de fuego de grueso calibre”, así como “en compañía de hombres fuertemente armados pertenecientes a un grupo delictivo” que opera en la región.

“Dichas fotografías circularon durante mucho tiempo en las redes sociales, de lo que deviene que tanto la sociedad como grupos delictivos contrarios observaron dichas imágenes y que relacionaba al sacerdote con una agrupación criminal”, dijo la FGEG.

Según la Fiscalía, esa circunstancia fue lo que desencadenó el ataque armado contra los sacerdotes.

Asimismo, las autoridades constataron que los atacantes después de huir del lugar de los hechos, robaron un vehículo y se adentraron en el Estado de México, concretamente en el municipio de Ixtapan de la Sal.

“Se logró determinar plenamente que los agresores de las hoy víctimas pertenecen y operan con un grupo de la delincuencia organizada del Estado de México“, indicó la Fiscalía guerrerense.

Por último, la FGEG informó que pidió la colaboración de la Fiscalía del Estado de México para dar con la localización de los homicidas de los religiosos.

Con información de agencias

omm