Queensland pide perdón por condenas a homosexuales

El estado australiano más conservador, expresó arrepentimiento a aquellos afectados por la prohibición

A pesar de ser un estado conservador, pidieron disculpas a todas las personas homosexuales por ofenderlos (Foto: Happy Mag)

Por: Alina Espinoza

Australia (Rasainforma.com).- Este jueves la Legislatura de un estado de Australia pidió disculpas a cientos de hombres condenados hace décadas por tener relaciones homosexuales, en donde el gobierno presenta una propuesta para borrar sus antecedentes penales.

La gobernadora de estado de Queensland, Annastacia Palaszczuk, expresó el arrepentimiento oficial a aquellos afectados por la prohibición contra el sexo homosexual que fue derogada en 1990.

Una vez que sea aprobada la legislación, Queensland se sumará a otros tres estados y a la capital del país en eliminar el prontuario policial para aquellos condenados por tener ese tipo de relaciones, que ya no son ilegales en ninguna parte de la nación.

“Ustedes han sido ofendidos y despreciados, y por ello les expreso nuestro profundo arrepentimiento por el dolor que han sufrido”, dijo Palaszczuk ante la Asamblea Legislativa

Alan Raabe fue sentenciado de agresión sexual en 1988 por lo que él dice fue un acto homosexual entre adultos con consentimiento, u el jueves estuvo presente para escuchar la disculpa oficial.

Raabe, de 63 años, dijo que su anhelo de ser maestro quedó frustrado por ese caso judicial, pero se expresó contento de ver que finalmente su prontuario policial ha sido borrado.

Aunque la homosexualidad ya no es un delito, los convictos aún deben revelar el registro penal a cualquier empleador potencial en caso de buscar trabajo en el sector público, educativo o en cuidado infantil.

Queensland es ampliamente considerado el estado más conservador de Australia. Allí, los actos homosexuales conllevan una pena de 14 años de cárcel y la Policía del estado era notoria.

A finales de la década de 1980, el gobierno de Australia amenazó con llevar a tribunales a la gobernación de Queensland ante versiones de prensa de que agentes encubiertos entraban a los baños públicos y ofrecían tener relaciones homosexuales con el fin de arrestarlos, y de presentar cargos contra parejas homosexuales por tener relaciones íntimas en su hogar.