Preparan larga travesía al misterioso Mercurio

Las agencias espaciales Europea y de Japón contemplan lanzar una nave en octubre de 2018 para saber más sobre el origen y evolución de ese planeta, el más cercano al Sol

La sonda espacial BepiColombo tiene 6.4 metros de altura y ya aprobó varias pruebas para la travesía (Foto: @esa_es)

Ciudad de México (Rasainforma.com/Redacción).- Mercurio, el planeta más cercano al Sol e igual el de menor tamaño, ya tiene una fecha para visitarlo y conocer sobre sus misterios. La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) y la Agencia Japonesa de Exploración Espacial (JAXA, por sus siglas en inglés), realizan las pruebas respectivas.

El primero de nuestro sistema solar, separado unos 58 millones de kilómetros de su estrella, es el más enigmático de los ocho de nuestra galaxia, por las dificultades para acercarse y estudiarlo. “Volamos hacia un horno para pizzas”, refirió el responsable del proyecto por parte de la ESA, Ulrich Reininghaus, a la Agencia AFP.

Igual a la Tierra, es sólido y rocoso. Tiene una superficie cubierta de cráteres, pero debido a la delgadez de su capa atmosférica, registra temperaturas extremas, pues durante el día puede alcanzar hasta 430 grados Celsius, y en las noches 180 grados centígrados bajo cero.

Bepi Colombo es el nombre de la nave, que tiene previsto despegar en octubre de 2018 para llegar al planeta siete años después, si todo marcha conforme lo programado. Su estancia durará un año completo -equivalente a cuatro años de Mercurio-, pero podría prolongarse a dos.

Ahora, la agencia espacial de Europa hizo el pasado 6 de julio su último ensayo de configuración de lanzamiento de la sonda, que tendrá dos módulos: el Orbitador Planetario a Mercurio de la propia ESA, y el Magnetosférico de Mercurio, de los nipones.

Su altura es de 6.4 metros, pesa cuatro toneladas y el costo rebasó los mil 300 millones de euros (unos mil 480 millones de dólares). Entre las pruebas realizadas con éxito, se encuentra la de la cámara acústica, cuyas paredes cuentan con potentes altavoces que reproducen el ruido del lanzamiento.

También hace dos semanas se llevaron a cabo ensayos en los que se simularon las intensas vibraciones de los satélites durante el despegue. La totalidad de la nave se sometió a sacudidas a distintas frecuencias, tanto en sentido vertical como lateralmente, explicó la ESA en un comunicado.

En los próximos días, el módulo de transferencia se preparará para su última prueba en la cámara de vacío térmico, donde comprobarán si resiste las temperaturas extremas que sufrirá durante el viaje a Mercurio.

La sonda espacial Bepi Colombo tiene 6.4 metros de altura y ya aprobó varias pruebas para la travesía (Foto: @esa_es)

La revisión de calificación y aceptación final de la misión está prevista a principios de marzo del año entrante. Después, Bepi Colombo volará hasta el Puerto Espacial Europeo de Kourou, Guayana Francesa, lugar en el cual se ensamblará de nuevo y preparará para la ventana de lanzamiento, en octubre del 2018.

Los dos orbitadores de Bepi Colombo llegarán juntos a su destino a bordo del Módulo de Transferencia a Mercurio, que empleará una combinación de propulsión eléctrica y varios sistemas de asistencia gravitatoria en la Tierra, Venus y Mercurio para completar los siete años y dos meses de trayecto hasta el misterioso planeta.

“Una vez allí, los orbitadores se separarán del módulo y viajarán hasta sus propias órbitas, donde realizarán mediciones complementarias del interior del planeta, su superficie, su exósfera y su magnetósfera. Estos datos nos permitirán saber más sobre el origen y la evolución de un planeta próximo a su estrella progenitora, y comprender mejor la evolución general de nuestro sistema solar”, indicó la agencia europea.

El despegue desde la Guayana Francesa sería el 5 de octubre de 2018, en un cohete Ariane 5. Esa larga travesía incluye 18 órbitas alrededor del Sol, y nueve sobrevuelos: uno a la Tierra, dos a Venus y seis a Mercurio. De hecho, se ayudará de la gravedad de estos planetas para llegar a su destino el 5 de diciembre del 2025, según lo proyectado.

Y la explicación para ello es que el viaje se hará a favor de la fuerza gravitacional del Sol, a diferencia de si fuera a los planetas más allá de la Tierra, y entonces deberá frenar de manera continua a fin de evitar una velocidad excesiva que la lleve a estrellarse contra el astro rey.

Por las temperaturas extremas, es “probablemente la misión más complicada jamás realizada”, señaló Álvaro Giménez, director de ciencia y exploración robótica de la ESA. “Es difícil llegar ahí y es difícil trabajar ahí”, remarcó a la AFP.

Será apenas la tercera misión a Mercurio, luego de que en los años de 1970 del siglo pasado la Mariner 10 de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) hizo algunos estudios, y la Messenger, de la misma agencia estadounidense girara alrededor del planeta entre 2011 y abril de 2015, cuando se agotó su combustible para finalizar las investigaciones.

lmb

Compartir