Policías recuperan a un burro secuestrado; pedía mil pesos de rescate

El suceso pasó en el municipio yucateco de Motul, donde a final de cuentas se detuvo al presunto plagiario, aunque salió libre pues el propietario del borrico no interpuso demanda

“Filemón”, nombre del animalito, fue sacado del patio de “su” casa la madrugada del lunes (Foto: Ilustrativa)

Motul, Yucatán (MiMorelia.com).- El hecho insólito ocurrió en este municipio de Motul. Los protagonistas: El secuestrador, la víctima y el plagiado, aunque al final todo se resolvió de la mejor manera, sin daños incluso para el presunto delincuente.

Fue a las 16:45 horas del lunes 3 de octubre, cuando Gilberth Canul Cupul, de 39 años de edad, denunció ante la Policía Municipal la llamada de un desconocido donde le pedía el pago de mil pesos si quería ver de nuevo a “Filemón”, el secuestrado, un pequeño burro.

El animalito desapareció durante la madrugada de ese mismo día, comentó el propietario. Se hallaba amarrado en el patio de su casa, de donde se lo llevó quien más tarde fuera identificado como Luis Rodrigo Tec Chalé, de 23 años de edad, con domicilio en Kaxatah.

Horas después se comunicó con Gilberth -no supo explicar cómo obtuvo su número telefónico y de “Whats”-, para pedirle rescate por el asno. Inicialmente le pidió los mil pesos, pero luego se “bajó” a 500. “Yo le ofrecí 300, hasta 400, pero no quería”, contó Canul Cupul a Milenio.

Primero lo citó para verse con el dinero del “rescate” en el Parque de Kaxatah; pero minutos después cambió el lugar por la salida de Motul, rumbo a su lugar de residencia. Además le advirtió que no diera aviso a ninguna autoridad o el borrico pagaría las consecuencias.

Sin embargo, en esa segunda llamada, el propietario del “secuestrado” ya se encontraba en la Comandancia de Policía de Motul, por lo cual se armó un operativo, encabezado por el director de la corporación municipal Jesús Osorio Bacab, que culminó con la captura del victimario y la entrega del equino a su dueño.

Ya con “Filemón” de vuelta, Gilberth desistió de presentar la demanda correspondiente ante la Fiscalía General del Estado de Yucatán, y tras unas horas en la cárcel, Luis Rodrigo salió libre, sin esos mil pesos en la bolsa que se le hizo fácil obtendría con el “secuestro”.

Compartir