Perforación de órganos y embarazo ectópico, complicaciones de placenta previa

La placenta previa se caracteriza por un alojamiento anormal de la placenta en la parte inferior del útero

Por lo anterior, OMS ha sugerido mediante un boletín, que una atención de mayor calidad puede salvar la vida de muchas mujeres (Foto: Archivo)

Guadalajara, Jalisco (Rasainforma.com).- La hemorragia durante el parto y post parto, no son las únicas complicaciones que la llamada placenta previa puede generar y que pueden poner en considerable riesgo la vida de la mujer embarazada, señaló el especialista adscrito al Hospital de Ginecoobstetricia del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Juan Manuel Segura Zavala.

Advirtió que la placenta previa que se caracteriza por un alojamiento anormal de la placenta en la parte inferior del útero, puede perjudicar otros órganos cercanos en su variante más severa
se llama percretismo, lo que ocurre cuando penetra órganos vitales, en estos casos la placenta previa tiene comportamiento igual al de un cáncer porque afecta órganos adyacentes, invade el útero y lo traspasa” precisó.

Así mismo apuntó que otra complicación que la placenta previa llega a generar es un embarazo ectópico, es decir fuera de la zona uterina.

El tener cesáreas previas incrementa el riesgo de presentar placenta previa, así como haberse practicado legrados, extirpación de miomas, o incluso la propia la edad de la paciente, si se trata de mujeres añosas.

El hecho de tener “cicatrices” uterinas producto de cesáreas y otros procedimientos quirúrgicos al interior de la matriz resulta un “imán” para la placenta previa , toda vez que esta se adhiere a esta superficie.

En la mayoría de los casos es asintomática, excepto por un sangrado que se presenta de un momento a otro, explicó el especialista del IMSS Jalisco.

“El síntoma más frecuente es el sangrado silente, que no provoca más problemas, tipo fantasmal, no refiere la paciente ninguna molestia hasta que la paciente se ve en su pantaleta una mancha de sangre. Lo más frecuente es que se detecte por hallazgo por medio de ultrasonido” manifestó.

El doctor Segura, señaló que por este motivo es vital que la mujer embarazada se practique un primer ultrasonido en el primer trimestre de gestación a fin de detectar la presencia de placenta previa, estudio que suele complementarse con una ecografía vaginal.

A partir del tercer mes del embarazo indicó el especialista, es posible advertir el desarrollo de una placenta previa, y con ello determinar si el proceso gestacional puede continuar y hasta que periodo, sin representar un riesgo para la mujer y para el propio bebé.

La mayoría de pacientes con placenta previa, una vez concluido el embarazo requieren de una histerectomía (retiro de la matriz) a fin de controlar la hemorragia que ocasiona esta anomalía.

Explicó que es ideal que la mujer embarazada pueda priorizar el parto vaginal por encima de la decisión de tener a su bebé mediante cesárea, excepto por los casos en que el embarazo presente complicaciones que ameriten este tipo de intervención quirúrgica.

Compartir