Opinión: En el Edomex aquí si la vida no vale nada

El Estado de México es la entidad más poblada del país; en 2016 se contabilizaron 17 millones 026 mil 314 habitantes

De acuerdo a datos del INE, mañana podrán acudir a las urnas 19 millones 766 mil 554 ciudadanos de las cuatro entidades

Por: Antonio Aguilera/@gaaelico

Naucalpan, Edomex (MiMorelia.com).- Más que en Guanajuato, aquí en el Estado de México la vida no vale nada, o por lo menos se taza al nivel de la entrega de despensas y dádivas de todo tipo.

Los señalamientos de reparto de dádivas, de entrega hasta de cuatro tipos de tarjetas -todas ellas sin fondos-, y del desvío de recursos de programas sociales, alcanza a todos los partidos políticos, organizaciones sociales, agrupaciones ciudadanas y sindicatos, quienes bailan al son que les toque el interés electoral.

En Edomex todo se mueve sobre los rieles de las políticas asistencialistas: de acuerdo con las cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), los últimos resultados presentados por este organismo, revelan que el Estado de México fue la entidad del país que generó más pobres.

Hoy está dentro de las 10 entidades con el mayor número de habitantes en pobreza y pobreza extrema a nivel nacional. Actualmente hay un total de 8 millones 269 mil 852 pobres, y de las ocho carencias medibles por el Coneval la población mexiquense presenta seis: rezago educativo, seguridad social, servicios de salud, calidad y espacios de vivienda, servicios básicos en la vivienda y la alimentación. En lo que respecta a los ingresos, más de un millón de personas pasaron a estar por debajo de la línea de bienestar mínimo.

El Estado de México es la entidad más poblada del país; en 2016 se contabilizaron 17 millones 026 mil 314 habitantes. En él, habitan 724 personas por kilómetro cuadrado, cuando a nivel nacional el número es de 61 personas por kilómetro cuadrado. Es una entidad formada en gran parte por migrantes, el 38.8 por ciento de sus pobladores nació en otro estado.

Así como existen los barrios chinos en las grandes urbes del mundo, también los migrantes de otras entidades les da por hacinarse en nutridas comunas al interior de las inmensas colonias que existen aquí en Naucalpan, cuyos caseríos se aferran con las varillas de cerros, veredas, desfiladeros, debajo de puentes y demás recovecos. Es la auténtica jungla de asfalto, cemento y tabiques.

El PRI galvaniza la pobreza

Si algo explica la sobrepoblación de esta entidad, la persistencia en los altos índices de pobreza y el poco bienestar con el que los mexiquenses viven, es el poder que ahí ha cimentado, durante casi 90 años ha ejercido el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Especialistas como Enrique Moreno Sánchez, académico de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), han dado a conocer estudios sobre el efecto pernicioso del control social que el PRI y la dinastía del Grupo Atlacomulco han mantenido en estas tierras.

“Lo que el PRI ha hecho en el Estado de México es tomar decisiones en función de intereses políticos y eso no puede estar por encima de las necesidades de la mayoría de las personas; no puedes gobernar a partir de cierto interés político, ni sólo para medir cuánto vas a ofrecer con la gente para saber cuánto obtendrás […] No se puede vivir bajo el sistema del asistencialismo toda la vida”, comenta el académico.

Según cifras del Coneval, el 41.5 por ciento de la población mexiquense tenía en sus viviendas algún nivel de hacinamiento; el 41.2 por ciento de la población ocupada percibía un ingreso de hasta 2 salarios mínimos y el 16.2 por ciento de la población mayor de 15 años no tenía la primaria completa.

Entrevistado por Sin Embargo, el académico señaló que en el Estado de México, una región con grandes atrasos, se le ha dado mucha importancia a la parte política pero no a los problemas de la sociedad.

“No se puede vivir dando despensas, gorras, camisetas, ayudas mensuales. Es necesario que cambie el diseño institucional, ya que un partido puede tener buenas ideas, pero hay mucha distancia en la traducción de los beneficios que la sociedad espera, que es la superación de la pobreza, la marginación y mejores índices de desarrollo humano”.

Los cuatro jinetes de Apocalipsis

La pobreza viene aparejada por todos los males sociales, los cuales se hacen sentir con fuerza en estas tierras: inseguridad, violencia, desempleo y corrupción.

En esta entidad, los habitantes perciben la mayor inseguridad en todo el país ya que 9 de cada 10 ciudadanos se sienten vulnerables, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) del INEGI.

Según el INEGI, los cajeros en la vía pública (92.7%), el transporte público (91.7%) y la calle (86.5%) son los lugares en donde el miedo se siente peor para los habitantes del Estado de México.

Las que más sufren son las mujeres mexiquenses, ya que la violencia de todo tipo se ha cebado sobre de ellas con furia:  El Estado de México ha sido señalado por no garantizar los derechos fundamentales de las mujeres, de acuerdo con diversas organizaciones.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad reporta que en 2016 el Estado de México tuvo una cifra de 2 mil 148 delitos sexuales por violación. La Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) detalla que el 90% de estas víctimas son mujeres.

Además, en el Estado de México 43.2 por ciento de las mujeres sufre algún tipo de intimidación, abuso sexual o agresiones físicas en el espacio público, detalla el Observatorio de Feminicidio en México.

No obstante formar parte de los principales corredores industriales del país, la falta de oportunidades de trabajo es visto como el segundo problema más importante para los propios mexiquenses, de acuerdo con el INEGI.

Esta misma institución reporta que en el estado que actualmente gobierna el priista Eruviel Ávila se tiene una tasa de desocupación de 4.7% en enero de 2017. Esto es una mejor cifra que el 5.8% registrado en el pasado septiembre.

Y no se diga en el tema de la corrupción: La gente en el Estado de México percibe a la corrupción como uno de los peores problemas de la entidad, solo debajo de la inseguridad y el desempleo.

El Estado de México tiene una deuda de 36 mil 836 millones de pesos al cierre de 2016, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Hacienda.

Esto representa que cada uno de los 16.1 millones de habitantes mexiquenses debería pagar 2 mil 275 pesos cada uno para poder liquidar el endeudamiento.

El futuro se mide en dádivas

Por estos días, Santa Claus se dejó ver con fuerza en las colonias y comunidades de esta entidad: para suplir las consabidas pero muy efectivas despensas, ahora los partidos les ha dado por plastificar las dádivas ahora a través de tarjetas como la Efectiva, herencia del Gobierno de Eruviel Ávila, también se suma la conocida como Salario Rosa, entregada por Alfredo del Mazo, la cual asegura que les abonará un pago de mil 200 pesos mensuales a las mujeres amas de casa.

Pero también Morena ya le entendió al asistencialismo: este viernes la Alcaldía de Naucalpan, reportó el hallazgo de un inmueble con más de 300 bolsas de despensas y al menos 200 playeras de propaganda de la candidata de Morena,

Tras una denuncia anónima hecha al C4 municipal, la policía municipal de Naucalpan encontró el inmueble donde habitan seis personas, ubicada en Chalchihuites 15, en la colonia San José de los Leones.