Naciones Unidas (Rasainforma.com/Redacción).- Luego de los disturbios en el penal de Cadereyta, Nuevo León, que dejaron un saldo de 16 internos fallecidos, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en México (UNODC) y la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) pidieron a las autoridades de ese estado a conducirse en una investigación para esclarecer los hechos.

Entre la noche del lunes y la madrugada del martes, en el centro penitenciario se registraron disturbios por parte de internos pertenecientes a organizaciones criminales antagónicas con un saldo de 30 heridos.

Al respecto, la UNDOC y la ONU-DH enfatizaron que en las autoridades recae la responsabilidad de acreditar, mediante una investigación pronta, exhaustiva, independiente e imparcial, si se llevó a cabo un uso de la fuerza ajustado a la ley.

Mencionaron que la investigación debe otorgar justicia a las víctimas y a sus familiares de los reos; además precisaron que se debe garantizar que no vuelvan a ocurrir ese tipo de hechos.

“Las agencias de la ONU firmantes hacen un respetuoso recordatorio a las autoridades respecto a las obligaciones especiales que tiene el Estado mexicano en su posición de garante frente a las personas privadas de la libertad, teniendo presente lo dispuesto en las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos, conocidas como las “Reglas Mandela”, agregaron.

omm