Obras pagadas con bonos verdes en México

Proyectos que aportan beneficios ambientales

Ciudad de México (Rasainforma.com/Redacción).- Pese a ser un mercado muy joven en México, y que está dominado por inversionistas institucionales, existen opciones en el mercado de renta fija para obtener rendimientos de proyectos de energía eólica, energía renovable, infraestructura sustentable, transporte limpio, agua y desechos.

El banco de desarrollo Nacional Financiera (Nafinsa), el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México y el gobierno de la Ciudad de México han sido los pioneros en utilizar bonos verdes, tanto en el mercado internacional como el nacional, para financiar proyectos que aportan beneficios ambientales.

El primer bono verde mexicano en mercados internacionales lo colocó Nafinsa a finales de 2015, por un monto de 500 millones de dólares, a un plazo de cinco años y un rendimiento al vencimiento de 3.41 por ciento.

Con esta emisión, el apoyo sirvió para financiar la construcción de Aura Solar I de 30 megavatios, localizada en el estado de Baja California Sur y suministrará energía a la sub-estación de Olas Altas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la primera planta solar a gran escala en México y la primera desarrollada por el sector privado en el país. Se estima que México podría alcanzar una capacidad instalada para generación de energía solar de hasta 2 mil megavatios hacia el 2020.

Posteriormente, Nafinsa inauguró el mercado de bonos verdes en México con una emisión por 2 mil millones de pesos en septiembre de 2016, el título fue a seis años a una tasa de 6.05 por ciento. El portafolio a financiar fue de nueve parques eólicos ubicados en Oaxaca, Nuevo León y Baja California.

Por otra parte, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México emitió un bono verde por un total de 2 mil millones de dólares en dos plazos en mercados internacionales, a tasas de 4.37 y 5.60 por ciento. Debido al interés de los inversionistas, la sobredemanda alcanzó los 13 mil millones de pesos.

Prácticamente los recursos son utilizados para la construcción sustentable del aeropuerto, que tenga energía renovable, agua y desechos que no dañen el ambiente.

Los fondos recaudados en diciembre de 2016 con la emisión del primer bono verde de la Ciudad de México se han utilizado para llevar a cabo proyectos que ayudarán a reducir contaminantes, de acuerdo con los objetivos del Programa de Acción Climática 2014-2020, el cual busca disminuir 10 millones de toneladas de CO2.

El Metrobús en el Eje 3 Oriente, que va de Río de los Remedios a San Lázaro (Línea 5, primera etapa); la adquisición de cuatro trenes para la línea del Tren Ligero de la Ciudad de México, y la reposición de ocho pozos de agua potable en la Ciudad también son obras que han sido financiadas con estas emisiones.

Con información de: El Financiero