No puede doblarse una hoja de papel carta a la mitad más de 7 u 8 veces 6

Una hoja de papel normal (el típico formato a4 con un gramaje de 80 gm /m2) tiene un grosor de 0,1 milímetros. Si la doblamos exactamente por la mitad, tendremos el doble de ese grosor.

A medida que la sigamos doblando una y otra vez por la mitad las cosas se ponen interesantes (e imposibles). Doblada siete veces, la hoja tiene un grosor equivalente a un cuaderno. Matemáticamente tenemos que el número de capas de papel crece de forma exponencial a medida que se va doblando por la mitad el papel, según la fórmula 2n: 1, 2, 4, 8… 32, 64, 128… Esto significa que con 8 dobleces tenemos 256 capas de papel y por muy delgado, y grande que este sea es difícil pasar del límite de 7 u 8 dobleces.

Sin embargo, Britney Gallivan consiguió doblar un papel doce veces, consiguiendo un record mundial. Para esto utilizo un papel muy grande y fino, como el papel higienico para lograr su proeza.

Si la pudieramos doblar 23 veces, su grosor ya superaría el kilómetro. 30 pliegues nos llevarían al espacio, sobrepasando la barrera de los 100 kilómetros. En 42 pliegues llegaríamos a la luna, y en 52 al sol.

Compartir