Militares se dicen hartos de “capturar criminales que salen libres” y piden regresar a los cuarteles

En la postura dada a conocer recalcan que son ellos quienes pelean y luchan contra los criminales, "no tú defensor de derechos humanos... no tú que te quejas de nuestro trabajo en la comodidad del hogar"

“Queremos ver cuánto tiempo dura el país sin un soldado partiéndose la madre en la sierra y conteniendo este mal", subrayan (Foto Fuerzas FederalesMX)

Ciudad de México (Rasainforma.com/Redacción).- A través de una carta, elementos del Ejército Mexicano destacamentados en Tamaulipas han expresado su deseo de regresar a los cuarteles pues están “hartos de luchar contra sicarios”, pues consideran que hay una doble moral en la sociedad, por un lado les piden ayuda para combatir el crimen y por el otro se quejan de su actuar.

“En los últimos días surgió un escándalo que involucra a las Fuerzas Armadas en el tema de Derechos Humanos”, señala la misiva “estamos cansados de ver como emboscan a nuestros compañeros de forma cobarde y que ninguna autoridad, Organización No Gubernamental y de Derechos Humanos “hagan algo”, añade.

En el documento que circula en las redes sociales expresan su cansancio de esta “narco-guerra” en la que capturan a criminales, pero en poco tiempo salen libres “porque las demás autoridades no hacen su trabajo”.

“Eso no debe ser motivo de venganza, siempre nos dejará a nosotros ese dolor, ese dolor de ver hermanos caer y que nadie haga algo; porque somos nosotros los que salimos a partirnos la madre con los sicarios”, añade.

En la postura dada a conocer recalcan que son ellos quienes pelean y luchan contra los criminales, “no tú defensor de derechos humanos, no tú miembro de alguna ONG que nos acusa de lo peor, no tú que te quejas de nuestro trabajo en la comodidad del hogar”.

En el texto reconocen que ha habido casos donde existe una violación de derechos humanos , sin embargo y “no es para justificar el actuar de nuestros hermanos de armas, solo diré lo siguiente y queda a criterio de la sociedad: Queremos que el país sea mejor, y si para lograrlo hay que morir o quedar mal de por vida, con gusto aceptamos el precio, pero no echen nuestro sacrificio al carajo”.

“Hemos tomado medidas drásticas para combatir al mal, pero si tanto les hiere que violemos los derechos humanos del sicario “inocente”, entonces hagan la chamba ustedes”.

“Queremos ver cuánto tiempo dura el país sin un soldado partiéndose la madre en la sierra y conteniendo este mal”.

“Pero si les indigna nuestro actuar, no olviden que cuando la operación fue difícil y peligrosa, nunca dijimos que no y nunca dimos un paso atrás, pues muchos vivimos eso y, lejos de salirnos, aquí continuamos solo para tener una oportunidad más de cambiar el país”, remata la carta.