Eva, una niña boliviana que murió de desnutrición

Una menor de 12 años fue enterrada el sábado tras ser descubierta su muerte

Niña boliviana que murió de desnutrición y en la extrema pobreza (Foto: @AlejandraJara_)

Por: Alina Espinoza

La Paz, Bolivia (Rasainforma.com).- Bolivia termina la semana con una sacudida emocional provocada por la muerte de una niña de 12 años a causa de la desnutrición crónica y el hecho de que su familia se encontraba en la pobreza extrema en la ciudad de El Alto.

La niña fue enterrada este sábado tras ser descubierta su muerte el viernes pasado, lo que ha centrado hoy la atención de algunas autoridades, medios de comunicación, la iglesia católica y columnistas, que lamentan la tragedia.

El Gobierno prometió construir una vivienda para la familia y dar empleo al hermano mayor de la niña, expresó la directora de Gestión Social del Ministerio de la Presidencia, Virginia Velasco.

Eva vivía en El Alto en una habitación de cuatro por cuatro metros junto a sus padres Eliseo y Lourdes, y cinco hermanos de entre 18 y tres años, en condiciones de pobreza extrema.

La familia vivió en los últimos 14 años y hasta noviembre de 2016 fueron desalojados después de que los propietarios vendieron el inmueble y los nuevos dueños decidieron demolerlo para construir otro edificio.

Así llegaron a vivir en la habitación, pero al verse sin empleo, los padres de Eva cayeron en una depresión y ya no salían de su precario hogar, mientras que los hijos dejaron de asistir a clases por la falta de dinero.

El único que buscaba la forma de ayudar económicamente era Alan (18), el hermano mayor de Eva, quien lamenta que sus esfuerzos fueran en vano para poder salvar a su hermana, quien además padecía de epilepsia.

La familia no se había dado cuenta de la situación, sino hasta que un funcionario de la Alcaldía de El Alto se presentó el jueves en el lugar por otro asunto.

La Defensoría de la Niñez alteña y la policía coordinaron para el levantamiento del cuerpo, así como el traslado de los de los padres a un hospital y de los hermanos menores, afectados por la desnutrición moderada y anemia, a una casa de acogida.

Tras conocerse los hechos, el debate sobre la realidad de la gente que aún vive en la pobreza extrema en el país no ha cesado, sobre todo en las redes sociales y medios de comunicación.