El Estado debe brindar protección a la familia de la activista Miriam Rodríguez: ONU-DH

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) condenó enérgicamente su asesinato

La ONU-DH hizo un llamado para que el asesinato no quede impune (Foto: @SerapazMexico)

Por: Ángel Coronel

Ciudad de México (Rasainforma.com).- El artero crimen que se suscitó el pasado miércoles en un poblado de Tamaulipas donde fue cobardemente asesinada por un comando Miriam Elizabeth Rodríguez Martínez, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) condendó enérgicamente su asesinato.

Miriam Rodríguez, luchadora incansable que impulsó la creación del Colectivo de Personas Desaparecidas de San Fernando, Tamaulipas, luego de que ella misma sufrió la desaparición de su hija Karen en marzo de 2014.

De manera extraordinaria y con gran valentía investigó por sus propios medios la desaparición de su hija, logró encontrar parte de sus restos e identificar a los responsables.

El asesinato de Rodríguez Martínez fue cometido el día de las madres, fecha que en últimos años se ha convertido en un emblema del reclamo de justicia y visibilización de la lucha que llevan a cabo las familias de personas desaparecidas, lo cual le provee de un simbolismo aún más escalofriante.

La ONU-DH recuerda que el deber de protección implica que el Estado adopte las medidas necesarias para garantizar que todas las víctimas y sus familias sean eficazmente protegidas contra cualquier acto de agresión, máxime para quienes han solicitado al Estado el cumplimiento de dicho deber.

Por este motivo la ONU-DH realizó un enérgico llamado a las autoridades para que brinden las adecuadas medidas de protección a la familia de la activista, así como a las otras familias de personas desaparecidas en Tamaulipas, particularmente al considerar que dicho estado encabeza las cifras, según fuentes oficiales, de personas desaparecidas en México.

La ONU-DH hace un llamado a las autoridades correspondientes para que el asesinato sea debidamente investigado con perspectiva de género y no quede en la impunidad.

Más allá de su asesinato, resulta impostergable atender los factores estructurales que han colocado a las familias de personas desaparecidas en una grave situación de vulnerabilidad.

Adicionalmente, la ONU-DH exhortó a la sociedad civil, a los medios de comunicación y a los colectivos de familias del resto de México a que con su solidaridad y cobertura constantes se logre que quienes luchan en Tamaulipas por encontrar a sus familiares tengan la atención y visibilidad que la gravedad de su situación amerita.

Finalmente, la ONU-DH ofrece sus condolencias a la familia de Miriam Rodríguez, y reitera su disposición para trabajar con los colectivos de familiares de personas desaparecidas tanto en Tamaulipas como en el resto del país, así como con las autoridades correspondientes, tanto a nivel federal como estatal y local.