Día Mundial de la Lucha Contra la Hepatitis C: 19 de mayo

En México 1.4 millones de personas padecen la enfermedad

No hay vacuna para prevenirla, pero sí existe tratamiento médico que permite la eliminación del virus

Por: Miriam Arvizu

Ciudad de México (Rasainforma.com).- Este 19 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Lucha Contra la Hepatitis C, la infección crónica destruye lentamente las células del hígado y puede con el transcurso de los años producir cirrosis o cáncer hepático.

No hay vacuna para prevenirla, pero sí existe tratamiento médico que permite la eliminación del virus, mismo que está presente en 1 de cada 12 personas.

En México 1.4 millones de personas padecen hepatitis C, enfermedad que no presenta síntomas, pero que puede causar serios problemas en el hígado, fibrosis, cirrosis e incluso puede evolucionar en cáncer de ese órgano.

Margarita Dehesa Violante, especialista en gastroenterología y hepatología e integrante de la Fundación Mexicana de Salud Hepática (Fundhepa), explicó que en el mundo hay 180 millones de personas infectadas con el virus de hepatitis, que ahora ya se puede curar.

La hepatitis generalmente no presenta síntomas, por eso se la llama la “enfermedad silenciosa”. El virus C (HCV) destruye lentamente células hepáticas y puede, con el transcurso de los años, producir cirrosis o cáncer hepático.

El padecimiento se transmite cuando se produce un contacto entre sangre sana con sangre infectada por el virus C, como puede resultar por no adoptar medidas asépticas adecuadas para la hepatitis, mediante transfusiones, compartir jeringas, en centros odontológicos, lugares de aplicación de piercings y tatuajes, podólogos, entre otros.

La hepatitis C, debido a sus características de ser una enfermedad mayormente asintomática, suele ser diagnosticada de manera fortuita en controles médicos de empresas, en las donaciones de sangre o en análisis prescritos por facultativos en búsqueda de otras patologías.

Signos y Síntomas

La hepatitis C en sus primeras etapas puede provocar síntomas parecidos a los de la gripe, como: malestar general, fiebre, dolores musculares, pérdida del apetito, náuseas, vómitos, diarrea, ictericia -coloración amarillenta de la piel y de la esclerótica (blanco del ojo).

Algunas personas no presentan ningún síntoma y ni siquiera saben que están infectadas. Por ejemplo, los niños con hepatitis A suelen presentar síntomas leves o ausencia total de síntomas.