Denuncian fuerte represión en Venezuela

Con gases lacrimógenos, las fuerzas de seguridad venezolanas intentan dispersar una manifestación que pretendía llegar hasta la sede del Tribunal Supremo de Justicia

Henrique Capriles afirmó que se encontraban en medio de una “salvaje represión" (Foto: @hcapriles)

Por: Alina Espinoza

Venezuela (Rasainforma.com).- Miembros de las fuerzas de seguridad venezolanas dispersaron con gases lacrimógenos la manifestación de la oposición en la principal autopista de Caracas, quienes pretendían llegar hasta la sede del Tribunal Supremo de Justicia, ubicada en el Centro de la capital.

Mientras los miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) lanzaban los gases lacrimógenos y chorros a presión de agua para inmovilizar la protesta, a la altura de Bello Monte de la autopista, un grupo de manifestantes respondía con piedras, botes de pintura y tarros de excrementos, conocidos como “bombas popotov”.

En la manifestación se encuentran algunos diputados, como Juan Requesens, Juan Andrés Mejía y el dos veces candidatos a la presidencia de Venezuela, Henrique Capriles, quien a través de un video afirmó que se encontraban en medio de una “salvaje represión”.

La presidenta de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Rafaela Requesens, dijo que hay heridos por las bombas lacrimógenas y asfixiados.

Por su parte, el vicepresidente de la Asamblea Nacional (AN), el opositor Freddy indicó en Twitter que se encuentra en el centro de Caracas, a la altura de San Bernardino, y que supuestos “colectivos dispararon” en ese lugar.

En esa zona, más temprano se produjo la detención del dirigente del partido Voluntad Popular (VP), Sergio Contreras, según denunciaron varios diputados opositores.

También se manifiestan en el centro de la capital miles de simpatizantes del Gobierno de Nicolás Maduro en apoyo a la Asamblea Constituyente convocada hace más de una semana.

Las manifestaciones ya llevan más de un mes donde algunas de ellas han terminado en hechos de violencia dejando un saldo de 37 muertos y centenares de heridos.