Deja Vu

Mucho es lo que hay que recordar antes de votar, cada elección es un hito en la historia reciente por que las condiciones de una fecha a otra son diferentes, como la gente que es gobernada, no le va menos mal, con un candidato que otro, como ahora se señala de cara a las elecciones del próximo 8 de noviembre en Los Estados Unidos.

Haga una prueba y pregunte a quienes opinan, a la gente con la que vive cotidianamente, y pocas tienen una opinión fundada de porque votaría por un candidato u otro, es difícil que lo hagan de los candidatos nacionales, más aún cuando los protagonistas son de otro país.

Viejo adagio dice que cada quien habla de la feria según le fue en ella. O bien más vale malo conocido que bueno por conocer. Marcó una época el uso de internet en las campañas, autoría de Barack Obama; fue una sorpresa pero era o es el nicho que supo utilizar el ahora presidente saliente. A partir de entonces una campaña sin las redes sociales, internet y sus múltiples usos y modalidades, son impensables, a grado tal que muchas encuestas pese a su desprestigio, se están realizando a través de este medio que llegó para quedarse. Sin lugar a dudas un sesgo generacional insalvable, los millennials quienes comandan el mercado en todas sus manifestaciones, lógicamente el político tiene un papel central.

En varias ocasiones se ha hablado del papel central de éste medio, que poco a poco pasa por encima de los medios tradicionales, gracias a que los índices de vida cada día son mayores, todavía hay millones de personas de la tercera y aún de la cuarta edad, si existiera la clasificación. Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea es un claro ejemplo, la edad de los que votaron a favor de salirse de dicha unión fue fundamental, a mayor edad, menor el deseo de dejar la Unión, la historia pesó más que la movilidad de los jóvenes (millennials).

Ejemplos de lo que paso con Bill Clinton, esposo de la candidata demócrata a la presidencia con muchas posibilidades de convertirse en la primer mujer en ser presidente o presidenta de los Estados Unidos.

A propósito de historia, el voto latino, como en cada elección se habla de su peso político tanto cualitativa como cualitativamente. Ellos, los latinos o los mexicanos radicados en Estados Unidos ¿recordarán el salvavidas lanzado por Clinton en 1994? ¿O bien del papel que desempeño aprobando el tratado de libre comercio con América del Norte originado en gobierno republicano?

Mucho se esperaba del Presidente Barack Obama en un número importante de ítems, falló o incumplió en muchos de ellos, esto pesa o mejor dicho está pesando en las presentes elecciones, y el señor Trump se ha encargado de recordárselo a Hillary toda vez que ha sido posible, sobre todo en los debates. Ahora, a pocos días de las elecciones, la madre de todas las encuestas, ya ni siquiera requiere de ese formato para arremeter contra la candidata del Partido Demócrata.

Siempre ha sido del interés de los mexicanos las elecciones en Estados Unidos, pero no siempre hemos estado tan enterados como ahora de la guerra campal por llamarlo de alguna manera, en la que se han enfrascado republicanos y demócratas.

Mientras en los medios nacionales, parece que no pasa nada porque a diario leemos o escuchamos, más aún vemos, los mismos temas, con los mismos protagonistas, se repiten porque no avanzan, ni siquiera es necesario acudir a la memoria, están en todo momento presentes, de la misma manera que la amenaza de un nuevo presidente en Los Estados Unidos y la especulación de la suerte que correrá el país con el que resulte vencedor. De absolutamente nada sirvió al país, la supuesta amistad fraterna que presumía el entonces presidente Vicente Fox, con George Bush, hijo, bueno tal vez si, para pagar la renovación y electrificación del Rancho del de Guanajuato.

La importancia de los mexicanos allende la frontera norte es incuestionable, como lo es la masa salarial que generan en el empleo formal, no son, como nunca lo han sido sólo los que indocumentados ingresan en Estados Unidos, son importantes para ellos como para México, además de las remesas; repetir hasta el cansancio las especulaciones de la relación de ellos con nosotros, no deja de ser sólo un DEJA VU, que no permite mayor movilidad.

Las redes sociales, desempeñan un papel fundamental con las que se mantiene comunicación constante entre los mexicanos al margen de en donde se encuentren, son muchos, muchísimos los millennials connacionales en Estados Unidos y tienen el peso suficiente para cambiar las tendencias y especulaciones de las encuestas, por lo que una vez más es un universo determinante en el próximo periodo electoral, y dejar el pasado en donde corresponde, en la historia.

Compartir