Crónica. Día del Padre: entre mercadotecnia, ausencias y sonrisas

Este festejo no se compara a otros; por ejemplo, las ventas de regalos son de casi la mitad a las del Día de la Madre

Por: Héctor Jiménez/@Hectorjjmm

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Sin una fecha fija en el calendario y con una atención mucho menor que el 10 de mayo, el tercer domingo de junio llega el Día del Padre a México, entre la interrogativa de si se trata de una celebración auténtica o sólo una cuestión mercadotécnica.

La tarde anterior al día de la celebración, las tiendas de productos masculinos se vieron repletas de compradores que elegían entre las navajas suizas de más de mil pesos, las rasuradoras eléctricas de más de 500, los chocolates que apenas rebasaban los 200 o incluso ropa interior, para invertir menos de 100.

Los clientes se debatían entre regalar a su papá algo que fuera de su gusto, algo que sí usaría o simplemente algo que pudiera ponerse en una bolsa con un moño y ser entregado al día siguiente durante el trámite del Día del Padre.

Y, sin embargo, en México se invierte mucho menos en la figura paterna que en la materna. De acuerdo con medios nacionales, la derrama económica que se da para el tercer domingo de junio es casi de la mitad que la del 10 de mayo, e incluso está más cerca de las ganancias del Día del Niño que de las del Día de la Madre.

Este fenómeno ha sido explicado por la diferencia histórica que hay entre la madre y el padre en México: mientras que la figura de la madre es representada por la Virgen de Guadalupe, el padre tiene más relación con Hernán Cortés. La ausencia del padre es uno de los grandes temas de la literatura del país. En la máxima novela mexicana (Pedro Paramo), la madre del personaje Juan Preciado lo manda a buscar a su padre con las siguientes palabras: “Cóbraselo caro”, frase que después sería el título de una novela del escritor de género policiaco Élmer Mendoza.

La última encuesta de Cohesión Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia (ECOPRED) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), precisa que el 64 por ciento de las familias mexicanas cuentan con padre y madre, el 23 por ciento cuentan sólo con la madre y el tres por ciento cuentan únicamente con el padre. Es decir, mientras que las madres solteras lideran cerca de la cuarta parte de las familias mexicanas, el concepto de “Padre Soltero” apenas existe en la sociedad.

El tercer domingo de junio de 2017 coincidió con los mercados ambulantes de la ciudad de Morelia y, aun así los puestos apostados en las calles no participaron de las ventas del Día del Padre; incluso los productos masculinos como cinturones y sombreros eran ofrecidos como cualquier día común y sin ningún anuncio o promoción.

No obstante, esa mañana los grupos de chats de teléfonos inteligentes comenzaron a colmarse de imágenes alusivas al patriarca familiar. “Feliz día del padre a todos los hombres que cada día luchan contra la adversidad para que a sus hijos nunca les falte nada” o “El mejor legado de un padre a sus hijos es un poco de su tiempo cada día. Feliz día del padre”, fueron algunos de los mensajes que circularon por redes sociales.

Aun así, quizá el mejor mensaje de todos no requirió redacción ni photoshop y apareció unos días antes en Youtube: el video de un bebé que, a pesar de estar profundamente dormido, sonríe cuando su papá le dice “Te amo”.

 

Compartir