Por Antonio Aguilera/ @gaaelico

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El conflicto que se vive por la toma de las instalaciones de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) por parte de la Coordinadora de Universitarios en Lucha (CUL), está a punto de convertirse en la toma más larga de los últimos años, en la cual se han vivido episodios de violencia, confrontación, jaloneos políticos y una evidente incapacidad de parte de las autoridades nicolaitas por encontrar una solución.

Desde el inicio del rectorado de Medardo Serna al frente de la UMSNH, todavía en la administración de Salvador Jara al frente del Gobierno Estatal, el grupo político del ahora ex gobernador se impuso en todos los cargos de importancia al frente de la rectoría universitaria.

Con Serna González arribó Salvador García Espinosa a la Secretaría General de la UMSNH, quien en su hoja de servicio como funcionario sólo se sabe que se desempeñó como Director de Planeación Universitaria en el rectorado de Salvador Jara, pero que llegó al segundo cargo a bordo de la UMSNH por ser el yerno del ex rector Marco Antonio Aguilar Cortes.

En la actual crisis que se vive desde el 29 de agosto, justo el día del inicio de clases, hasta la fecha, suman ya 42 días de paro de las actividades de la UMSNH, en donde hasta en tres ocasiones, varios grupos de estudiantes universitarios han tratado de entrar por la fuerza a las instalaciones tomadas por la CUL, a fin de recuperarlas, esto ante la nula respuesta de parte de la rectoría para dialogar con los paristas y atender la exigencia de clases por parte del alumnado.

En este tiempo, el rector se ha entretenido en hacer llamados al diálogo y después de 35 días paro, estableció una mesa de diálogo con las Casas del Estudiante y el Movimiento de Aspirantes y Rechazados, la cual se disolvió en menos de 24 horas.

El tema que subyace en el fondo del conflicto, es la negativa de las autoridades universitarias por abrir más espacios en las diferentes facultades de la UMSNH que tiene más demanda por parte de los aspirantes, entre ellas: la Facultad de Derecho, Medicina, Odontología, Psicología, Farmacobiología, Enfermería a nivel licenciatura, las ingenierías, como Química, Mecánica, Civil, en Sistemas Computacionales, Electrónica y otras.

Sin embargo, en base a un comparativo de las convocatorias de ingreso de los ciclos escolares 2015-2016 al actual ciclo 2016-2017, se contabiliza una reducción intencional a la matricula en diferentes escuelas y facultades, entre las que destacan:

captura-de-pantalla-2016-10-10-a-las-16-02-51

El costo promedio por alumno que recibe la UMSNH a nivel nacional es de 52 mil pesos anuales, con la reducción programada de la matrícula, calculada en casi dos mil espacios menos para este ciclo escolar, la Casa de estudios dejará de percibir 88 millones 140 mil pesos por parte de la Federación.

Por medio de la Subsecretaría de Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública (SEP), que encabeza Salvador Jara Guerrero, implementó el examen de ingreso a la UMSNH a través del Centro Nacional para la Evaluación de la Educación Superior (Ceneval), la cual implicaba la reducción de matrícula de forma discrecional a la Universidad, lo cual redujo la posibilidad a ciento de jóvenes para entrar a la UMSNH.

El rectorado nicolaita recurrió al Gobierno del Estado, el pasado 22 de septiembre para pedir su intervención a fin de distender el conflicto, por ello el Gobernador Silvano Aureoles ofreció la apertura de más de 20 mil espacios en diversas instituciones de Educación Superior. En esa rueda de prensa se anunciaron mil 050 lugares en las propias aulas de la Casa de Hidalgo, sin embargo el Consejo Universitario no respetó la intención del Gobernador, toda vez que aprobaron una segunda convocatoria a las carreras de menor demanda, lo cual fue rechazado por los aspirantes.

Universidades en México: alta demanda pero bajos recursos

En México existen 3 mil 700 instituciones de educación superior que brindan servicios a 4 millones de jóvenes, de los cuales la mayoría de la matrícula se encuentra en universidades públicas estatales y federales, es decir el 41.9 por ciento, y el resto en universidades privadas, institutos tecnológicos y universidades tecnológicas, entre otras.

Sin embargo, en el proyecto de presupuesto de Egresos que envió el presidente Enrique Peña Nieto al Congreso de la Unión, se prevé un ajuste al gasto público por 239 mil 700 millones de pesos, lo cual tendrán variaciones a la baja, en la mayoría de los casos, el recorte va a afectar rubros como ciencia, investigación, becas y recursos extraordinarios.

Asimismo, el escenario se torna complejo toda vez que los ajustes programados en ese presupuesto a las entidades federativas, deja sin posibilidad de incrementar los recursos a la educación superior, e incluso en algunos casos, el apoyo de los gobiernos estatales podría reducirse.

Por ello, las universidades tendrán que reducir sus metas de cobertura, calidad, ampliación de la oferta educativa, la movilidad estudiantil y académica, la internacionalización, entre otras.

Compartir