Confirman la muerte de la española Pilar Garrido en Tamaulipas

Las autoridades confirmaron su muerte debido a las pruebas de ADN de los restos encontrados en una osamenta

Pilar Garrido fue secuestrada el 2 de julio en Ciudad Victoria (Foto: @crisbe8)

Por: Alina Espinoza

Tamaulipas (Rasainforma.com).- Tras más de un mes de búsqueda, las autoridades mexicanas han confirmado la muerte de Pilar Garrido, donde hace dos semanas, los investigadores encontraron una osamenta, cabello y tejidos cerca del lugar donde fue secuestrada. Fuentes de la investigación informaron que era posible que perteneciera a Pilar Garrido.

La española de 34 años, estaba desaparecida desde el pasado 2 de julio, y su esposo denunció que dos hombres armados la habían secuestrado en una carretera de Tamaulipas, cuando volvían de pasar el fin de semana en la playa.

Las autoridades confirmaron sus sospechas, después de analizar el ADN de los restos encontrados con los del hijo de Pilar. La hermana de Pilar, Raquel llegó este viernes a Ciudad Victoria donde se le informó del resultado de las pruebas.

Todavía se desconocen muchos detalles del caso. No se sabe cómo ni cuándo falleció. Ni siquiera si murió allí donde encontraron los restos en un paraje en mitad de la nada. Y sobre todo no se sabe quiénes son los responsables.

Jorge Fernández, esposo de la española explicó a los investigadores que la mujer, su hijo y él pasaron el fin de semana de julio en La Pesca, y que el domingo por la tarde subieron al coche y emprendieron su camino de vuelta a Ciudad Victoria. Luego a mitad del camino, un carro se les emparejó y les obligó a parar y bajaron dos hombres armados y se llevaron a Pilar. No quisieron nada, ni el coche, ni el dinero, ni su teléfono móvil.

Las autoridades comprobaron que la familia se hospedó en el hotel Rivera del Río y que el domingo comieron en el restaurante Magui’s junto al mar y pasadas de las 17:00 horas se subieron al coche.

Jorge denunció el secuestro el lunes 3 de julio, pero la familia no divulgó la historia hasta dos semanas más tarde. La Policía no avanzaba y los supuestos secuestradores no se ponían en contacto. De hecho, la procuraduría de Tamaulipas no lo señaló como un caso de secuestro debido a que nunca llamaron para pedir el rescate. Por lo que hablar con los medios se convertía en una medida desesperada.

La familia de Pilar, que vive en España asume que desde el principio la teoría del secuestro y que uno de los hombres se había llevado a Pilar y acabarían pidiendo dinero para hacer su rescate.

Pocos días después de que la familia comentara lo ocurrido, un medio español denunció que las autoridades habían encontrado sangre en el carro familiar, pero la dependencia lo negó horas después. Pese a ello, el marido era sospechoso ante la opinión pública.

Ante las insinuaciones, Raquel, la hermana de Pilar, dijo que ponía la mano en el fuego por su cuñado. Las autoridades reiteraron que Jorge Fernández no es sospechoso de nada.

Personal de la Policía Federal y la Procuraduría de Tamaulipas participaron en 10 operativos en estas cinco semanas de búsqueda. Buscaron cerca de La Pesca, en los alrededores de Soto La Marina y en Villas de Casas. Al final el hallazgo fue a mitad de la nada, a poco más de 10 minutos en coche al lugar donde su esposo dice que se la llevaron.