Condenan Alexei Navalny por hacer protestas contra Putin

La justicia rusa condena a 30 días de prisión al opositor ruso

Fue arrestado por convocar protestas sin autorización (Foto: The Globe and Mail)

Por: Alina Espinoza

Rusia (Rasainforma.com).- El líder opositor ruso, Alexei Navalny fue condenado a partir de ayer a 30 días de cárcel por organizar el lunes protestas violentas en el centro de Moscú, donde fueron detenidos miles de manifestantes.

Navalny, el único rival político del presidente ruso, Vladimir Putin, ha sido condenado por convocar una manifestación sin autorización en la céntrica calle Tverskaya, la principal arteria de Moscú, coincidiendo con el Día de Rusia.

A finales de marzo, otra protesta organizada sin permiso del ayuntamiento, en la salida del metro Navalny fue arrestado y recibió 10 días de detención administrativa, pero en esta ocasión ni siquiera le dio tiempo a salir de casa.

El opositor había aceptado celebrar la jornada de protestas contra el presidente ruso, Vladimir Putin, en la avenida Sajarov, pero la noche anterior avisó a sus partidarios que sería en el corazón de la capital.

Esta decisión no cogió desprevenidos a las autoridades, ya que habían advertido la semana pasada por las posibles provocaciones, lo que cientos de efectivos policiales y antidisturbios desplegaron en la zona en previsión de incidentes.

A pesar que la oposición comentó que la manifestación era pacífica, la Policía decidió acordonar y después dispersar por la fuerza a los manifestantes, entre ellos muchos veinteañeros.

Como consecuencia, detuvieron a más de 800 personas, entre ellos transeúntes, periodistas e incluso un ciudadano francés estaba vestido de ‘sans culotte’ de la Revolución Francesa.

La mayoría de ellos fueron liberados antes de la media noche, aunque varios de ellos tendrán que acudir a juicio por violar las reglas de celebración de mítines.

Sin embargo, unos no tuvieron suerte porque recibieron quince días de arresto, como es el caso de uno de los dirigentes de la oposición, Ilia Yashin, condenado por desacato a la Policía.

Uno de los detenidos atacó a un efectivo de la Guardia Nacional con gas pimienta, causando lesiones en los ojos, lo que podría presentar una condena de varios años de cárcel.

La detención de Navalny y el resto de opositores, periodistas y defensores de los derechos humanos fueron condenadas por la Casa Blanca, que calificó de “pacíficas” las protestas contra la corrupción que se llevó a cabo en diversas ciudades de Rusia.

Mientras el Kremlin se negó a atender las demandas de liberación de los detenidos tras calificar de “peligroso” para la ciudadanía las protestas antigubernamentales no autorizadas.