Concluye INAH conservación del esqueleto “Naia” el más antiguo de América

Los restos de “Naia” llegaron al Museo Nacional de Antropología para su resguardo y correcta preservación

El esqueleto tiene entre 12 y 13 mil años de antiguedad (Foto: INAH)

Por: Ariana Castellanos

Ciudad de México (Rasainforma.com).- Los tratamientos de conservación de “Naia“, el esqueleto más antiguo y genéticamente intacto de América, concluyeron con éxito por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Se trató de la restauración y estabilización del esqueleto prehistórico femenino descubierto en una oquedad denominada Hoyo Negro dentro de una cueva sumergida en Tulum, Quintana Roo.

Los restos de “Naia”, nombre dado por los científicos, llegaron este 12 de julio al Museo Nacional de Antropología para su resguardo y correcta preservación.

En las instalaciones de la Sección de Restauración del Centro INAH Campeche, bajo la dirección de la maestra Diana Arano Recio y su equipo, se efectuaron los tratamientos de conservación de los restos óseos, cuya tarea ha permitido continuar los estudios y obtener valiosa información acerca de los primeros pobladores de América y la vida hace miles de años en lo que es hoy la península de Yucatán, a través de la osamenta de esta joven que al morir tenía entre 15 y 17 años de edad, y cuya antigüedad se calcula entre 13 mil y 12 mil años antes del presente (A.P).

La restauradora Diana Arano con un hueso para la micro-tomografía (Foto: INAH)

En el Museo Nacional de Antropología los restos óseos quedaron resguardados con los parámetros óptimos de preservación en cuanto a temperatura y humedad relativa.

El sitio prehistórico de Hoyo Negro fue descubierto por los espeleobuzos del Proyecto Espeleológico Tulum (PET), Alberto Nava, Alejandro Álvarez y Franco Attolini, equipo al que muy pronto se sumó Roberto Chávez. Fueron ellos quienes lo denominaron así, en analogía con el fenómeno que ocurre en el espacio exterior.

Susan Bird, integrante de este grupo de buceo especializado, “bautizó” al esqueleto como “Naia”, en recuerdo a las náyades de la mitología griega que cuidaban de los estanques en la antigüedad.

En Hoyo Negro también se han descubierto 26 esqueletos de animales, pertenecientes a 13 especies, cinco de ellas extintas —gonfoterio, tigre dientes de sable, oso tremarctino, un cánido y dos perezosos gigantes— y otras que todavía existen hoy en día, como puma, tapir, coatí, gato de monte, bagre, murciélago y pecarí.