CNDH pide a Sedena medidas cautelares para La Jornada y un reportero

El reportero Jesús Aranda denunció ante la CNDH que se le impidió subir al autobús que conduciría a los reporteros a la inauguración del "Congreso Internacional sobre Obesidad y Diabetes"

Además, pide evitar que servidores públicos de ese instituto armado nieguen el acceso a los representantes de los medios de comunicación

Ciudad de México (Rasainforma.com/Redacción).- El miércoles pasado, La Jornada acusó censura por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), que además de ya no enviarle información oficial, ha excluido a su reportero Jesús Aranda de actos oficiales.

Ante este tenor, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) solicitó a la (Sedena) que implemente medidas cautelares en favor del periodista Aranda y del diario en mención, para evitar daños al derecho a la libertad de expresión y derecho a la información.

En un comunicado, la CNDH indicó que las medidas solicitadas al director general de Derechos Humanos de la Sedena, general José Carlos Beltrán Benites, consisten en que sin distinción alguna, la dependencia asegure que a los medios informativos y reporteros acreditados se les invite a los actos organizados por la misma y se les garantice el acceso.

Además, pide evitar que servidores públicos de ese instituto armado nieguen el acceso a los representantes de los medios de comunicación a los actos que se realicen en las instalaciones de la secretaría.

En un oficio suscrito por el quinto visitador general de la CNDH, Édgar Corzo Sosa, la CNDH comunicó al general Beltrán Benites sobre el escrito de queja presentado por el periodista Jesús Aranda, a quien se le impidió subir al autobús que conduciría a los reporteros a la inauguración del “Congreso Internacional sobre Obesidad y Diabetes”.

Señala también que de acuerdo con la queja recibida, Aranda y La Jornada no han recibido, desde enero de este año, las invitaciones y comunicados sobre las actividades de la Sedena, “lo que dificulta que los eventos organizados por dicha dependencia reciban la cobertura de medios de comunicación”.

La CNDH puntualizó que de no tomarse las medidas pertinentes, los actos denunciados pueden volver a ocurrir, “afectando los derechos a la libertad de expresión y a la información tanto del periodista”, como de La Jornada y sus lectores, lo que pondría “en entredicho la garantía de una sociedad plural y diversa”.

Por lo que solicitó al director general de Derechos Humanos de la Sedena que le informe, en un plazo máximo de 72 horas, respecto de la aceptación de las medidas cautelares y las actividades que se han realizado para su cumplimiento.