Ciudad de México (Rasainforma.com/Redacción).- En la Ciudad de México, clínicas privadas especializadas en interrupción legal del embarazo dan diagnósticos falsos para después ofrecer practicar un aborto urgente a sus pacientes.

De acuerdo al sitio BuzzFeed News México, tres estudiantes de psicología visitaron dichos centros en agosto pasado como parte de un ejercicio de su servicio social, con el fin de evaluar la atención que reciben las mujeres durante el proceso.

Ninguna de ellas estaba embarazada; sin embargo, contaban a los médicos que tenían un retraso de 10 a 15 días y que la prueba que se habían realizado daba positivo a embarazo.

En seis de las 12 clínicas a las que asistieron les aseguraron que tenían un embarazo de entre cuatro y seis semanas. Las jóvenes contaron que con insistencia les ofrecieron realizar la interrupción, pues de no hacerlo corrían el riesgo de sufrir un aborto espontáneo.

Clínicas con diagnósticos falsos

Una reportera de BuzzFeed México, que no está embarazada, decidió asistir a las mismas clínicas para corroborar el hecho y el resultado fue muy parecido.

Las clínicas GinecaFem (Azcapotzalco), Promédica Mujer (Benito Juárez) y Fundación Naiset (Cuauhtémoc) dieron un diagnóstico erróneo y ofrecieron un aborto legal, que en realidad era innecesario.

Las tres clínicas cuentan con páginas de internet en donde muestran fotos de la clínica; sin embargo, sus servicios son distintos.

En Fundación Naiset, se ofrecen tres métodos de interrupción legal del embarazo: medicamento, aspiración con anestesia local y anestesia por sedación.

En ProMédica Mujer, sólo se ofrece por medicamento, pero al consultar vía telefónica se ofrece el procedimiento por aspiración con anestesia local y anestesia por sedación.

En la página web de GinecaFem no se muestran los métodos que practican ni sus precios.

Las pruebas

Durante el ultrasonido realizado en Fundación Naiset, a la reportera se le comunicó que el endometrio (una capa del útero) se veía muy gruesa y eso era una señal de un embarazo menor a cuatro semanas. A pesar de que el centro ofrece una prueba de sangre y de embarazo, en la consulta no le practicaron ninguna.

Fundación Naiset es una red de ocho clínicas en la Ciudad de México. La clínica en la que se realizó el ultrasonido fue en la colonia Roma. La consulta tiene un precio de 850 pesos.

En Pro Médica Mujer paso algo similar, pues después de un ultrasonido vaginal le mostraron en la pantalla una mancha que presuntamente era un embrión de 5 milímetros. El centro no contaban con forma de imprimir el ultrasonido, por lo que al intentar tomar una foto negada rotundamente. La consulta tiene un precio de 350 pesos.

En Ginecafem la revisión costó 500 pesos y la experiencia fue parecida: al realizar el ultrasonido el médico le mostró la imagen de un embrión de cuatro milímetros. Ahí sí dieron una impresión.

La reportera indicó que en las tres clínicas sintió la presión para realizar el procedimiento, como lo narraron las estudiantes de psicología.

“Tanto en Fundación Naiset como en ProMédica Mujer me preguntaron qué método elegía incluso antes de aceptar abortar. En la primera, si desde el inicio sacaba cita para interrumpción, el costo de la consulta ya iba incluido. Si tienes restos tenemos que hacer evacuación, cuando a lo mejor eso lo podemos hacer desde hoy mismo [mediante aspiración] sin dejar tanto tiempo. Tiene 99.9% de efectividad, tarda entre 20 y 30 minutos por mucho y te vas dada de alta y protegida”, señaló el médico durante la consulta.

¿Cómo evitar un falso diagnóstico?

  1. Realizar una prueba casera y de sangre en laboratorio.
  2. Acudir con tu ginecólogo.
  3. Exige siempre una prueba de embarazo de orina, principalmente si lo anuncian como parte de la consulta de valoración.
  4. No te dejes presionar para realizar un procedimiento.
  5. La consulta siempre debe incluir consejería.
  6. Revisa que la cédula profesional del médico sea visible y esté vigente. Si es un enfermero, revisa que su acreditación sea visible en el consultorio o en la clínica.
  7. Asegúrate que la clínica cuente con permisos de operación de la COFEPRIS y de la Secretaría de Salud capitalina.

Desde abril de 2007, en la Ciudad de México es legal interrumpir un embarazo. El gobierno capitalino da el servicio gratuito en 13 clínicas y hospitales, en donde más de 176 mil abortos se realizaron durante la última década.

Debido a la alta demanda, muchas clínicas privadas han surgido, por lo que se estima que actualmente operan 55 en la CDMX.

Con información de Publimetro

omm