Cinco idiomas que todo ejecutivo debe aprender

Dominar un idioma extranjero te abre a nuevas puertas laborales y te distingue de tus competidores

Si aprendemos idiomas tendremos más oportunidades laborales (Foto: Centro de Cultura e Idiomas)

Por: Alina Espinoza

Ciudad de México (Rasainforma.com).- Nunca es tarde para aprender una segunda o tercera lengua y no se sabe cuándo se puede necesitar, ya sea por trabajo o por un programa de estudios en el extranjero.

En este mundo globalizado, las negociaciones comerciales y los intercambios culturales demandan el dominio de estas lenguas y un ejecutivo no puede quedarse atrás.

Rüdiger Punzet, director académico de Goethe-Institut Perú, señala que un gerente que sepa comunicarse con sus socios –en su lengua materna- se distingue de sus competidores.

Además el director académico de Euroidiomas indica que los ejecutivos que dominan un segundo idioma serían una pieza clave dentro de la empresa.

Teniendo en cuenta estos dos puntos, les explicamos porque un ejecutivo debe aprender por lo menos uno de estos idiomas:

  1. Inglés

Esta lengua tiene un lugar especial entre los idiomas que todo ejecutivo debe manejar, ya que si una persona que no conoce el inglés, hoy en día, es prácticamente un analfabeto porque en algún momento es necesario ese idioma.

  1. Portugués

Este idioma tiene una amplia acogida, por ejemplo, es necesario porque tenemos al lado a Brasil, potencial sudamericana que representa una infinidad de oportunidades de negocios para nuestro país.

  1. Alemán

Es el idioma más hablado en Europa como lengua materna, además que Alemania es la economía más fuerte de ese continente, sobre todo su alto índice de exportaciones al extranjero.

  1. Italiano

Tiene la ventaja de contar con similitudes con el español, lo cual lo hace más fácil de aprender y es el idioma oficial de Italia, y una de las diez 10 economías más grandes del mundo, donde cuentan con la presencia de miles de trasnacionales en su territorio.

  1. Francés

Este idioma permite tener acceso a numerosas empresas que provienen de Francia, Canadá, Bélgica, Suiza y algunos países de África; es la lengua más estudiada entre las personas que ocupan posiciones en temas de relaciones internacionales.