Cacería de “vampiros” desata violencia en Malaui

El presidente malauí dijo que "llegará al fondo del asunto" y no permitirá que los pobladores hagan justicia por propia mano

Las arraigadas supersticiones del país africano han desatado una ola de violencia (Foto: @_Asimismo)

Malaui (Rasainforma.com/Redacción).- En Malaui, país con una alta presencia de supersticiones ubicado en el sureste de África, una oleada de violencia ha provocado la muerte de seis a manos de turbas enardecidas por el terror que provoca la supuesta existencia de vampiros.

De acuerdo con el presidente malauí, Peter Mutharika, los distritos afectados son Chiladzulu, Thyolo, Phalombe, Mulanje y Nsanje. Debido a los asesinatos y para prevenir otros incidentes, Mutharika estableció un toque de queda y la policía prohibió realizar traslados por las noches, además de que ha redoblado las patrullas y llevó un grupo de intervención especial a la zona, para lograr convencer a los habitantes de que estas extendidas creencias tradicionales no son reales.

Días antes de los asesinatos, los lugareños se organizaron para bloquear las carreteras y para realizar “expediciones de caza” contra los “vampiros”.

Debido a lo delicado de la situación, la ONU anunció que por seguridad retiraría temporalmente a algunos de sus miembros que trabajan en el lugar del conflicto aunque no especificó de cuáles provincias.

“Es muy triste que esté pasando esto. (…) Pido a la gente que deje de explotar los problemas con fines sensacionalistas y que no se tomen la justicia por su mano aunque crean que alguien está involucrado”, dijo el presidente.

Según las investigaciones preliminares apuntan a que el rumor de los ataques vampíricos llegó desde el país vecino Mozambique, de donde tampoco se tienen registros de ataques “vampíricos”.

En Malaui, algunos políticos locales han defendido la creencia que hay vampiros en el país, pues las creencias tradicionales relacionadas con la brujería y el vudú están muy arraigadas y eso dificulta que la histeria colectiva se reduzca fácilmente.

En 2002, Malaui ya habían registrado ataques por la creencia en los vampiros, además, Amnistía Internacional declaró que existía una “crisis de derechos humanos” por las agresiones y asesinatos que siguen ocurriendo contra personas con albinismo ya que existe la creencia de que sus huesos atraen la riqueza y que partes de su cuerpo son útiles para la brujería.

Con información de agencias

omm